Taller de oración – 24

Tiempo de Oración

ANTES DE ORAR: Haz una primera lectura para ti mismo; si estás de acuerdo con el contenido oremos juntos y unánimes con voz audible.

Orando con el salmista por Israel: «Sean afrentados y turbados para siempre; sean deshonrados, y perezcan. Y conozcan que tu nombre es YHVH; Tú solo Altísimo sobre toda la tierra» (Salmos 83:17,18 RV60).

         Señor y Dios, se han multiplicado nuestros enemigos. Se han levantado los que nos aborrecen sin causa. Han dicho; venid y destruyámoslos para que no sean nación, y no haya más memoria de Israel [1]. Tú, Señor, escogiste a Israel para que fuera el portador de la simiente que había de venir a salvar el mundo. Pero los impíos no entran en el reino ni quieren dejar que entren los que están entrando.

         Amado Dios, sean afrentados y turbados para siempre los que aborrecen tu nombre, tu pacto y tu tierra. Sean deshonrados y perezcan, y sepan las naciones que tu reinas sobre los hijos de los hombres. Porque solo tú eres Dios, y no hay otro como tú, Altísimo Señor.

         Levanta, Señor, tu nombre entre los pueblos, para que conozcan que no hay otro como tú. Santificado sea tu nombre. Bendecido sea tu nombre, oh Dios de Abraham. Eres el gran YO SOY [2]. Te has manifestado en la persona de tu Hijo Yeshúa Hamashiaj [3], para darte a conocer a todas las naciones.

         Altísimo Señor, eres el Rey del Universo. Habitas la altura y al santidad. Eres el Alto y Sublime, habitas la eternidad, cuyo nombre es el Santo; y lo haces con el quebrantado y humilde de espíritu, para hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados [4]. Estás sentado, Señor, sobre la redondez de la tierra [5]; tu trono es excelso, y tu dominio por los siglos de los siglos.

         Oh Dios de Israel, guarda a Israel en esta hora. Protégelo de los enemigos que buscan su destrucción. Guarda, Señor, a tus hijos que invocan tu nombre en todas las naciones. Establece tu trono en medio de las alabanzas de Israel [6]. Tu solo Altísimo sobre toda la tierra.

Dios mío, acuérdate de mi país, España; sana nuestra tierra, Padre; líbranos de hombres perversos y malos y danos días para ver el bien y la misericordia [7], para que podamos magnificar tu nombre con todos los redimidos de toda lengua, pueblo y nación [8]. Exaltado seas para siempre. Eres nuestra esperanza y confianza, por eso los justos se esconden bajo la sombra de tus alas [9].

         Alabado seas Padre eterno. Te honramos y nos rendimos a tu soberanía y dominio para siempre, en el nombre precioso de tu Hijo Jesucristo. Amén.

Notas:

[1] – Salmos 83:4

[2] – Éxodo 3:14

[3] – Jesús el Mesías

[4] – Isaías 57:15

[5] – Isaías 40:22 LBLA

[6] – Salmos 22:3

[7] – Salmos 23:6

[8] – Apocalipsis 5:9

[9] – Salmos 17:8

Download PDF

Un comentario sobre “Taller de oración – 24

Deja un comentario