Cómo afrontar una decadencia encubierta (12)

El carácter en los últimos tiemposCONCLUSIONES

Vivimos en los últimos tiempos. En ellos se dan una ambivalencia de situaciones. Por una parte dolores de parto, por otra la esperanza de su venida. Por un lado tiempos de inmoralidad, por otro derramamiento del Espíritu. Occidente vive hoy una profunda decadencia de valores morales y espirituales que afectan a su forma de vida y su manera de legislar. Sin embargo, hay lugares donde los cristianos están perseguidos y a la vez experimentan una fe vigorosa y firme ante las amenazas (países musulmanes, Corea del Norte, China, incluso en países del Este de Europa, o países de Hispanoamérica que en medio de muchas necesidades buscan al Señor).

El apóstol lo explica en sus cartas a los tesalonicenses. Allí habla del misterio de la iniquidad, la apostasía, el hombre de pecado, un gobierno mundial que se opone a Dios y ocupa su lugar (tenemos aquí dos frentes, por un lado el Humanismo con su gobierno mundial y agenda de la Ideología de Género en Europa, América y las Naciones Unidas; y por otro tenemos el islam, un totalitarismo con leyes, tiempos y sumisión contrarias a la voluntad de Dios).

Jesús dice que el amor de muchos se enfriará por el aumento de la maldad. El diablo nos pide para zarandearnos como a trigo, pero el Señor ruega por los suyos para que nuestra fe no falte (Lc.22:31-32).

Junto con todo ello tenemos el rebrotar de la higuera (Israel) que ha florecido en su tierra, por ello sabemos que el reino está cerca, el reino mesiánico. Son tiempos también de restauración de todas las cosas.

Personalmente he tenido que afrontar tiempos de decadencia encubierta en mi vida en diferentes momentos, especialmente en un periodo cuando fui consciente de la permisividad que me rodeaba. El Señor me mostró la senda de la cruz y el desierto, aunque en aquellos días no lo imaginaba así. Han pasado unos veinte años de aquello. Esta fue mi manera de afrontar una decadencia encubierta: Tomar la cruz una vez más. Morir con él, para poder resucitar con él. Depuración y aprendizaje que nunca hubiera conseguido de otra forma. Esta experiencia se ha repetido en mi vida en distintas ocasiones posteriores relacionadas con derivas eclesiales que muchos han tenido que afrontar en las últimas décadas, señal clara de disolución, y de que el Señor sabe rescatar de tentación al justo (2 P. 2:6-9).

Mirar la historia de Israel es ver el reflejo inequívoco de cómo se afronta el desafío de vivir tiempos decadentes y remontar una y otra vez para ser restaurados. Israel es un ejemplo de cómo superar días malos, siglos malos, tiempos insoportables. Lo hizo en la época de Jeremías, una generación objeto de la ira de Dios por sus pecados. Lo hizo en días del profeta Habacuc y el juicio inevitable que sobrevino. Lo superó en tiempos de Malaquías esperando el ansiado Mesías, cuyo precursor anunció días de arrepentimiento para comprender la diferencia de servir a Dios y no hacerlo. También la iglesia viva del Señor es un ejemplo para nosotros. Siempre encontramos en su historia un remanente fiel que el Señor ha usado para salvaguardar el evangelio y la fe que fue dada una vez a los santos (Jud.1:3). En diversos periodos históricos encontramos a la iglesia de Laodicea; tibia, pero creyéndose fuerte por su fuerza carnal, aunque ciega y desnuda de la gloria de Dios. También la vemos en nuestros días. Pero hay una salida para los que no tienen esa doctrina en circunstancias decadentes, para los que no participan de la tibieza predominante sino que alzan sus ojos al cielo buscando el trono de Dios, entrando por la puerta una vez más para hallar pastos, y mantener una cena de comunión íntima en el secreto del Señor.

Preguntas y repasoLas respuestas que se desprenden de los textos que hemos ido viendo en el desarrollo de nuestro tema podemos resumirlas de la siguiente manera.

  1. Reconocer nuestro estado de necesidad decadente.
  2. Hay velos que lo impiden y necesitamos revelación y luz.
  3. Vivimos en medio de una generación moralmente decadente.
  4. La iglesia está afectada en su espiritualidad. El pueblo de Dios se debate entre el liberalismo, falsos evangelios de realización personal, y el remanente fiel que resiste la corriente predominante con vigor.
  5. Jeremías afrontó la soledad de un mensaje impopular y minoritario en medio de falsos profetas que anunciaban paz y prosperidad. Anunció arrepentimiento. Compartió el destino del pueblo desobediente y sirvió al Señor en esas condiciones esperando la restauración mesiánica venidera.
  6. Habacuc superó sus quejas y perplejidad por la injusticia en que vivía ocupando su puesto de guardia, escuchando la voz de Dios y aceptando los tiempos de necesidad con gozo y regocijo en el Dios de su salvación.
  7. Malaquías afrontó sus días decadentes entendiendo la respuesta fundamental entre quienes sirven al Señor y quienes se entregan a la iniquidad; comprendió que hay diferencia entre el justo y el impío.
  8. La tibieza de la iglesia de Laodicea recibió la reprensión del Señor para arrepentirse y recuperar la fe, las obras y la revelación para entrar en una comunión renovada con Dios.
  9. Es hora de levantarnos del sueño. Andar como de día, honestamente. Desechar las obras de las tinieblas y vestirse del Señor y sus armas.
  10. El refrigerio del señor siempre viene tras el arrepentimiento y el perdón.
  11. Debemos apoyar la restauración de Israel en su tierra y a su Dios.
  12. Su restauración trae vida de entre los muertos, avivamiento y bendición a todas las naciones. La esperanza del reino mesiánico.

Necesitamos unirnos en oración para afrontar los tiempos que tenemos por delante con una fe vigorosa, una esperanza viva y una determinación semejante a la de Jesús cuando afrontó la necesidad de ir a Jerusalén donde se encontraría con la mayor decadencia de toda una generación. Como está escrito: Y sucedió que cuando se cumplían los días de su ascensión, El, con determinación, afirmó su rostro para ir a Jerusalén (Lc.9:541 LBLA).

En palabras del apóstol Pedro: Y con otras muchas palabras testificaba y les exhortaba, diciendo: Sed salvos de esta perversa generación (Hch.2:40).

Y en las de Pablo: Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios (Hch.20:24). Y concluyó escribiendo a Timoteo: He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo cual, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida (2 Tim.4:7,8). Amén.

Cómo afrontar una decadencia encubierta (11)

El carácter en los últimos tiemposRESPUESTA (5): Conociendo el tiempo: Israel y su restauración (Rom.13:11-14) (Hch.3:19-21) (Rom.11:11-15)

Discernir los tiempos es primordial para despertar o seguir dormidos. Cuando toca el despertador sabemos que ha llegado la hora de levantarnos del sueño y emprender una nueva jornada. Pablo dice que la salvación está ahora más cerca que cuando creímos. La noche está avanzada, y se acerca el día. Desechemos las obras de las tinieblas, y vistámonos de las armas de la luz. Andemos como de día, a pesar de lo avanzado de la noche, honestamente; no en glotonerías, borracheras, lujurias y lascivias, contiendas y envidias; sino vestidos del Señor Jesucristo, sin proveer para los deseos de la carne.

¿En qué tiempo vivimos? El shofar ha sonado. La higuera ha rebrotado. Israel ha vuelto a su tierra. Son días de restauración. Debemos mirar a Israel. En su restauración hay bendición para todas las naciones. Debemos orar por Israel. Necesitamos aprender de la soledad que ha padecido Israel entre las naciones durante casi veinte siglos para hacer frente a la decadencia, indiferencia y hostilidad que enfrentan siempre los hijos de Dios.

Veamos algunas respuestas en los textos mencionados en este capítulo.

  1. Es hora de levantarnos del sueño (Rom.13:11-14).

El sueño que nos ha mantenido somnolientos, vacilantes, tibios, fascinados, cobijados bajo una falsa seguridad social, económica o de cualquier otro tipo, tiene que llegar a su fin. Es hora de levantarnos y resplandecer (Is.60:1) porque la salvación está ahora más cerca de nosotros que cuando creímos. Porque la noche está avanzada; la oscuridad acecha; tinieblas cubren las naciones; pero sobre ti amanecerá el Señor (Is.60:2). Esta profecía de Isaías está vinculada al reino mesiánico venidero y el levantamiento de Israel en su tierra. La iglesia necesita verlo y apoyarlo. Estar al lado de la restauración de Israel en su tierra y a su Dios. Debemos desechar las obras de las tinieblas, identificadas más adelante por el apóstol como glotonerías, borracheras, lujurias, lascivias, contiendas y envidias. Son los excesos de nuestra generación. Las adiciones que se establecen y prevalecen tan fácilmente en nuestro diario vivir. No solo de comida y bebida, sino de una vida embrutecida por los afanes de esta vida (Lc.21:34). Y vestirnos las armas de luz, andar como de día (a pesar de vivir en medio de la noche más oscura que precede a su venida), y eso se expresa en honestidad, andar honestamente, vestirse del Señor con toda la armadura de Dios que encontramos en Efesios 6:10-20. Esa armadura comienza con la verdad, la justicia, el evangelio, la fe, la salvación, la palabra de Dios, la oración. Todo ello nos permitirá andar como de día, honestamente, ser luz y sal en medio de una generación torcida y perversa. Ese es el ministerio esencial de la iglesia del Señor. Dar a conocer sus virtudes. Manifestar su gloria. Esperar su venida.

  1. Refrigerio antes de su venida (Hch.3:19-21).

La predicación del apóstol Pedro en este pasaje de Hechos pone énfasis en el refrigerio que viene después del arrepentimiento, la conversión y el perdón de pecados. La consecuencia de todo ello será tiempos de refrigerio, de paz y armonía, bienestar social y espiritual. Se trata en definitiva de la predicación del evangelio. Es la levadura que leuda la masa de nuestra sociedad con bendición (Mt.13:33). Esas condiciones acelerarán la venida del Señor. Por eso dice: y el envíe a Jesucristo (Hch.3:20). O como dice en otro lugar: se predicará el evangelio del reino a todas las naciones y entonces vendrá el fin (Mt.24:14). Debemos concluir, por tanto, que la predicación del evangelio en el poder del Espíritu Santo acelera la venida del Señor. Pero hay más.

  1. Restauración de Israel antes de su venida

El recorrido que hace el apóstol Pedro en su mensaje tiene un desarrollo progresivo que incluye la restauración de todas las cosas, una de ellas, fundamental en los escritos de los profetas, es el retorno de Israel a su tierra. Observa que el Señor debe ser retenido en el cielo hasta que sean restauradas todas las cosas de que habló Dios por boca de sus santos profetas. Si hay un mensaje repetitivo en los libros proféticos es la venida del Señor a Jerusalén para establecer su reino de justicia y paz, el reino mesiánico, ampliamente anunciado (Is. 2:1-4) Miq.4:1-3). Para ello la tierra de Israel debe regresar a sus dueños legítimos, el pueblo de Israel según el pacto hecho con Abraham. Hoy vivimos en esos tiempos. Israel ha regresado a su tierra, pero la lucha es fuerte y el conflicto grande. La oposición mundial resiste la voluntad soberana de Dios, y la iglesia debe estar al lado de Israel en esta batalla. Porque la restauración de los judíos es vida de entre los muertos, es decir, avivamiento.

  1. La restauración de Israel trae avivamiento mundial (Rom. 11:11-15)

Esta verdad revelada en la Escritura está oculta y velada en muchas iglesias de nuestros días. La Teología del Reemplazo ha cegado el entendimiento de muchos; la arrogancia de pretender ocupar el lugar de Israel en el rol profético de Dios ha desviado la verdad de nuestros corazones y nos ha llevado a doctrinas erradas. Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. No hay mayor soberbia que pretender cambiar los planes soberanos del Señor para caer en el pecado de Jeroboam. La historia de la iglesia está llena de este hecho. Regresemos. Hay un misterio en cuánto a por qué Israel tropezó para caer; no para ser desechado por Dios, sino por tomar un rumbo errado resistiendo el evangelio. Pero la sabiduría de Dios ha hecho que esa transgresión de Israel trajera salvación a los gentiles. Su transgresión produjo riqueza espiritual al mundo mediante el evangelio; y su separación (defección) la riqueza de los gentiles, dice el apóstol, ¿cuánto más su plena restauración? Pablo mismo responde que si la exclusión de Israel fue la reconciliación del mundo, su admisión será vida de entre los muertos, es decir, avivamiento a todas las naciones como resultado de la restauración de Israel en su tierra y a su Dios. Por ello, la lucha mundial que vivimos hoy está focalizada en Jerusalén. Por tanto, podemos ver que el evangelio y la restauración de Israel son partes de un mismo propósito divino, orquestado magistralmente (aunque no lo entendamos todo) para alcanzar la venida del Mesías y establecer el reino de Dios en Jerusalén.

Debemos conocer el tiempo en que vivimos. Por un lado ante la necesidad de anunciar el evangelio, vivir como de día en medio de gran oscuridad; por otro, comprender que necesitamos estar al lado de Israel en su conflicto mundial para su plena restauración, anunciada por los profetas, y traer al Mesías de vuelta para la justicia duradera en la tierra. Esa es la esperanza gloriosa que debe sacarnos de nuestra actual decadencia encubierta para vivir como de día, vestidos de Cristo. Para ello debemos mirar la palabra proféticas más segura, a la que debemos estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro (2 Pedro 1:19).

Cómo afrontar una decadencia encubierta (10)

El carácter en los últimos tiemposRESPUESTA (4): Tibieza en la iglesia de Laodicea (Apc.3:14-22)

El carácter de la iglesia de Laodicea es el paradigma de la iglesia que vive en decadencia encubierta. Piensa y dice que es rica y autosuficiente (3:17), pero no sabe que su situación real es miserable, pobre, ciega y desnuda (3:17). Como en el caso de la iglesia de Sardis: tienes nombre de que vives, y estás muerto (3:1). Esta es la decadencia encubierta.

La característica principal de la iglesia de Laodicea era su tibieza (3:14-16). Es lo que prevalece en muchas de nuestras iglesias hoy en Occidente.

Veamos un breve desarrollo de la situación de la iglesia de Laodicea.

a. Su realidad espiritual.

  • El Señor conocía sus obras (3:15).
  • Tibieza (definición: poca decisión o radicalidad en las acciones) (3:15,16)
  • La tibieza provoca el vómito del Señor (3:16) (Lv.18:26-28).
  • Su forma de hablar: soy rico, me he enriquecido, de ninguna cosa tengo necesidad (autosuficiencia) (3:17).
  • La realidad espiritual: tibieza, desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo (3:17).

b. El consejo, reprensión e invitación del Señor a los laodicenses.

  • Comprar oro refinado en fuego (fe probada) (1 Pedro 1:7,9).
  • Vestiduras blancas para vestirte (vida de santidad) (Apc.3:4,5) apropiadas para entrar a las bodas (Mt.22:11-14); es el vestido de gloria para no estar desnudo; la justicia de Dios en Cristo.
  • Unge tus ojos con colirio para que veas (un ojo bueno, lleno de luz y revelación) (Lc.11:34).
  • La reprensión del Señor: Él disciplina a quienes ama (Heb.12:4-11).
  • Sé celoso y arrepiéntete (3:19).
  • Invitación a la cena de comunión con el Señor (3:20).
  • Los vencedores se sentarán en su trono, y reinarán con él (3:21).

 

Cómo afrontar una decadencia encubierta (9)

El carácter en los últimos tiemposRESPUESTA (3): Indiferencia en tiempos del profeta Malaquías

Un resumen del contexto histórico del libro nos dice que habían pasado alrededor de 100 años desde la restauración en días de Nehemías, Hageo y Zacarías. Judá volvió a caer en la indiferencia y la apatía de una sociedad decadente olvidando las promesas de Dios. La decadencia trajo consigo el olvido de su misión como pueblo de ser luz a las naciones. La iglesia ha sido llamada a ser luz y sal; cuando predomina la decadencia esa misión se resiente.

Se repitieron los pecados que se habían combatido en tiempos de Nehemías.

  • Un sacerdocio corrupto (1:6,12) (2:1,2,7-9).
  • Se desatendían los sacrificios y las ofrendas del templo (1:6-8,14).
  • Matrimonios mixtos con divorcios exprés (2:14-16).
  • Fueron indiferentes y permisivos a la ley de Dios.
  • La decadencia espiritual produjo una falsa religiosidad (3:5).
  • El mensajero del Señor prepara el camino llamando al arrepentimiento (3:1) (Is.40:3).
  • Infidelidad en los diezmos y ofrendas (3:6-12).
  • Violencia en las palabras sobre el servicio al Señor (3:13,14) (Pr.12:18).
  • Argumentos altivos: ¿Qué aprovecha que guardemos la ley? (3:13-15).
  • La diferencia entre el justo y el impío; los que temen a Dios y quienes menosprecian su pacto; los que piensan en él y quienes han caído en la iniquidad por la decadencia predominante (3:16-18).
  • Un futuro distinto para el justo y el impío.

Los justos: Escritos en el libro (3:16). Son especial tesoro del Señor (3:17). Serán perdonados (3:17). Comprenderán con revelación la diferencia entre servir a Dios o no hacerlo (3:18). Les nacerá el sol de justicia (4:2). Habrá salvación para ellos (4:2). Gozo (4:2). Victoria sobre los malos (4:3).

Los impíos: Serán estopa el día de la ira (4:1).

  • Se anuncia el día de YHVH (4:1). Hay esperanza.
  • El ministerio profético de Elías precede al advenimiento del reino mesiánico que hará volver los corazones a Dios (4:6) (Mt.11:10-14).
  • En los días de Elías (reinado de Acab y Jezabel) predominaban:

1.- La doblez de corazón con dos pensamientos (1 R.18:21).

2.- Apostasía.

3.- Idolatría (Baal).

4.- Falsos profetas.

5.- Jezabel mataba a los pocos profetas del Señor.

6.- Reyes/gobernantes impíos.

7.- Un remanente fiel (7.000).

Todo ello como preludio del tiempo anterior a la venida del Señor. Tiempos de decadencia y también del remanente fiel.

Cómo afrontar una decadencia encubierta (8)

El carácter en los últimos tiemposRESPUESTA (2): Los días decadentes del profeta Habacuc

Habacuc fue contemporáneo del profeta Jeremías. La síntesis de su mensaje gira en torno a una serie de preguntas que hace delante del Señor ante la situación de decadencia predominante en forma de dominio de los impíos sobre los justos. El tema central del libro viene a ser paralelo con el Salmo 73 acerca de la aflicción del justo y la prosperidad de los impíos.

El proceso del libro es un desarrollo ascendente hasta su conclusión final.

1. La queja del profeta. ¿Hasta cuándo, oh YHVH, clamaré, y no oirás? (1:2). ¿Por qué me haces ver iniquidad, y haces que vea molestia?… Destrucción y violencia… pleito y contienda… la ley es debilitada… el impío asedia al justo, por eso sale torcida la justicia (1:3,4).

2. La perplejidad de Habacuc. Al saber que el instrumento de la ira de Dios sobre su pueblo eran los babilonios. Nación cruel y presurosa… el terror va delante de ella y recogerá cautivos como arena… Luego pasará como el huracán, y ofenderá atribuyendo su fuerza a su dios (1:5-11). Hay un paralelismo con el islam radical de nuestros días que asombra.

3. La protesta del profeta (1:13-17). El profeta argumenta delante de Dios en su oración: ¿Por qué ves a los menospreciadores, y callas cuando destruye el impío al más justo que él, y haces que sean los hombres… como reptiles que no tienen quien los gobierne? Asombra ver el paralelismo con muchos de los gobernantes necios, infantiles y malvados de muchas naciones en nuestros días.

4. Habacuc en su puesto de guardia para oír (2:1-4). Estaré en mi puesto de guardia, y sobre la fortaleza me pondré; velaré para ver lo que El me dice, y que he de responder cuando sea reprendido (2:1 LBLA). Y la respuesta fue sorprendente. Podemos dividirla en cuatro partes: Escribe la visión… Declárala… Espérala (perseverancia)… Mas el justo por su fe vivirá. Vivir por fe.

5. Los cinco ayes del profeta (2:6-20). En síntesis podemos dividirlos de la siguiente manera: Corrupción (2:6-8). Codicia para oprimir (2:9-11). Violencia e iniquidad (2:12-14). Alcohol y drogas (2:15-18). Idolatría (2:19). Para concluir con el dominio y la soberanía de Dios: YHVH está en su santo templo; calle delante de él toda la tierra (2:20).

6. La oración de Habacuc (3:1-19). El tono de su oración fue ferviente, en tono de Sigionot (canto vehemente). Veamos un resumen de esta oración en medio de la decadencia en la que vivía la sociedad de Habacuc. Recordemos que era contemporáneo de Jeremías.

  • He oído tu palabra y temí… Aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer; en la ira acuérdate de la misericordia… El temor del profeta se sustenta sobre el conocimiento que tiene de las consecuencias de la ira de Dios sobre una nación o generación. Por ello clama: en la ira, acuérdate de tener compasión (LBLA). Esa es la misión de un intercesor, detener la ira de Dios, aplazar el juicio, desviarlo.
  • Con ira hollaste la tierra, con furor trillaste las naciones (3:12). La soberbia del hombre atrae la ira de Dios. Hoy vivimos en esos tiempos. La arrogancia humana se ha extralimitado indignando a Dios. Veamos ahora la postura del profeta ante hechos tan dramáticos.
  • Oí. Y se estremecieron mis entrañas… y tiemblo donde estoy. Tranquilo espero el día de la angustia, al pueblo que se levantará para invadirnos (3:16 LBLA). En tales circunstancias Habacuc está tranquilo. Ha orado. Conoce la voluntad de Dios sobre el pecado. Acepta la situación con plena confianza en la misericordia de Dios en días tan malos: Aunque la higuera no florezca… y los campos no produzcan alimentos. Es decir: Aunque haya crisis económica y cierren muchas empresas, a pesar de los gobernantes corruptos y llenos de soberbia…
  • Con todo yo me alegraré en el Señor, me regocijaré en el Dios de mi salvación. El Señor Dios es mi fortaleza; El ha hecho mis pies como los de las ciervas, y por las alturas me hace caminar (3:17-19 LBLA).

Impresionante. Gozo, salvación, fortaleza y elevación interior sobre las circunstancias más adversas para superar una decadencia social insuperable. Nuestra esperanza está en Dios. La queja, perplejidad y protesta de Habacuc le llevó a ocupar su puesto de guardia desde donde poder oír la respuesta del Señor en unas circunstancias muy difíciles.

Cómo afrontar una decadencia encubierta (7)

El carácter en los últimos tiemposRESPUESTA (1): La generación del profeta Jeremías

Al profeta Jeremías se le conoce como el profeta llorón. Gran parte de su vida estuvo marcada por el dolor de vivir en medio de una generación decadente, y más que eso, él mismo sabía que era la generación objeto de la ira de Dios. El Señor mismo le llamó a levantar llanto sobre las alturas; porque YHVH ha aborrecido y dejado la generación objeto de su ira (7:29) (8:3) (22:28).

Jeremías fue escogido siendo muy joven; apartado para de Dios antes de ser formado en el vientre de su madre (1:5). Fue llamado como profeta a las naciones, aunque su ministerio predominante se desarrolló en Judá. Sintió su incapacidad ante semejante desafío. Argumentó delante del Señor que no sé hablar, porque soy niño (1:6). El Señor no aceptó esta argumentación, sino que fue enviado con sus palabras al pueblo que vivía muy alejado del pacto, siendo testigo de la profunda decadencia en la que había entrado Judá.

Gran parte de su mensaje fue llamar al arrepentimiento para regresar a las sendas antiguas (6:16). Lo tuvo que hacer en medio de una proliferación de falsos profetas que anunciaban un mensaje bien distinto de paz y prosperidad (6:14 y 8:11) (22:21).

Jeremías afrontó la decadencia en la que le tocó vivir al lado del pueblo de Dios. Denunció su pecado, pero no abandonó la tierra de sus padres, sino que aceptó el destino que le aguardaba; incluso cuando pudo elegir los beneficios y la protección que le ofreció el general babilónico (39:11-14) (40:1-6). Pudo optar por la protección de Nabucodonosor y vivir en Babilonia, pero eligió quedarse con los pobres del pueblo que no tenían nada (39:10). Incluso cuando mataron a Gedalías, puesto como gobernante de Judá por Nabucodonosor (2 R.25:25) sobre el pueblo de la tierra. Más tarde desobedecieron la respuesta del Señor a la oración de Jeremías de quedarse a vivir en Judea y no descender a Egipto (Jer. 42:1-22 y 43:1-7). Incluso en Egipto continúo su ministerio profético anunciando al pueblo su rebelión (43:8-13) (44:7-30).

Jeremías aceptó la soledad de anunciar un mensaje impopular y minoritario en medio de muchas predicaciones agradables pero falsas. Esperó el juicio de Dios sobre su pueblo y unió su destino al suyo, esperando la redención futura del Señor. Así afrontó el profeta la decadencia encubierta en la que vivió, aunque para él era muy evidente el tiempo de juicio en el que vivían. Jeremías llevó a cabo un ministerio de 40 años en tiempos turbulentos que podemos resumir de la siguiente manera.

  • Vivió en medio de una generación decadente.
  • Se le llama la generación objeto de la ira de Dios (7:29).
  • Fue escogido siendo muy joven, antes de ser formado en el vientre (1:5).
  • Argumentó su incapacidad de hablar por ser niño (1:6).
  • Dios le envió con sus palabras (1:9).
  • Su mensaje predominante fue el arrepentimiento para volver a las sendas antiguas (6:16).
  • Lo hizo en medio de otros mensajes positivistas y falsos: paz y prosperidad (6:14 y 8:11) (22:21).
  • Aceptó la soledad de anunciar un mensaje impopular y minoritario en medio de otros muchos mensajes atractivos pero falsos.
  • Afrontó la decadencia de su tiempo al lado del pueblo, denunciando su pecado siendo fiel al llamado.
  • Esperó el juicio de Dios en sus días de la mano del ejército babilónico, aunque paradójicamente fue librado de la cárcel por los invasores cuando entraron en Jerusalén donde estaba preso (38:28 y 39:14).
  • Rechazó la protección de Nabucodonosor para vivir cómodamente en Babilonia (39:11-14) (40:1-6). Como hizo Moisés (Heb.11:23-26).
  • Eligió quedarse con los pobres del pueblo que no tenían nada (39:10).
  • Aceptó seguir su ministerio entre el pueblo desobediente que regresó a Egipto en lugar de quedarse en la tierra de sus padres según la respuesta de Dios sus oraciones (42:1-22) (43:1-7) (43:8-13 y 44:7-30).
  • Creyó en la restauración futura de su pueblo comprando una propiedad (32:1-44). Preludio y señal del reino mesiánico (33:1-26).
  • La última generación también es objeto de la ira de Dios, como lo fue la de Noé y Lot. El Señor dijo que la generación anterior a su venida sería como aquellas (Lc.17:26-30).

Cómo afrontar una decadencia encubierta (6)

El carácter en los últimos tiemposRESPUESTAS.

Introducción

En los días malos de decadencia encubierta, el profeta Amós nos dice:

Porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres. Por tanto, el prudente en tal tiempo calla, porque el tiempo es malo. Buscad lo bueno, y no lo malo, para que viváis; porque así YHVH Dios de los ejércitos estará con vosotros, como decís. Aborreced el mal, y amad el bien, y estableced la justicia en juicio; quizá YHVH Dios de los ejércitos tendrá piedad del remanente de José  (Amós 5:12-15).

El apóstol dice: Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes (Ef.6:10-13).

Tenemos que volver a la Escritura. Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino. Tenemos la palabra profética más segura. Santifícalos en tu verdad, tu palabra es verdad. Debemos hacerlo con obras. No siendo oidores olvidadizos. Oír y hacer. Porque si el corazón está engrosado (Is.6:9,10) (Mt.13:14,15) (Hch.28:27), por más hábil que sea el encantador (Sal.58:5), y el predicador hermoso de voz, no las ponen por obra (Ez.33:30-33).

En la Escritura encontramos situaciones paralelas que nos ayudan a comprender el devenir de la historia del hombre y cómo el Señor ha tratado con ellos. Su palabra es viva y eficaz, y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia (Heb.4:12). Vayamos a la Escritura y veamos algunos paralelismos con nuestra situación actual. Porque no hay nada nuevo debajo del sol, lo mismo que fue, es; y lo que será, ya ha sido (Ecl.1:9-11; 3:15).

Lo primero que debemos decir a la hora de afrontar la decadencia de la que venimos hablando es que hay que RECONOCERLA. Si no hay un reconocimiento previo del mal que nos acecha difícilmente podremos buscar la solución. El sano no tiene necesidad de médico (Lc.5:31).

Cómo afrontar una decadencia encubierta (5)

El carácter en los últimos tiemposD. LA DECADENCIA ESPIRITUAL EN LA IGLESIA

Textos: Mateo 24:10-13

Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de  muchos se enfriará. Más el que persevere hasta el fin, éste será salvo (Mt.24:10-13).

El ejemplo prototipo de esta decadencia espiritual en la iglesia lo encontramos en la iglesia de Laodicea que estudiaremos más adelante.

Nos hemos adaptado, amoldado, conformado al estilo de vida mundano. Nos hemos rendido a la cultura del placer y la comodidad. Hemos asimilado los métodos del sistema de este mundo, diseñado por el paganismo y la filosofía contraria a los valores y principios judeocristianos.

Nos hemos dejado seducir por el silbido de la serpiente que susurra una vez más a nuestros oídos: «seréis como dioses», y hemos caído en soberbia. Nos hemos confundido con el paisaje y perdido la fortaleza de nuestra fe, la fe que vence al mundo y su sistema de valores laxos, neutros en cuanto a moralidad, y relativista en cuanto a verdades absolutas.

Nos hemos cansado de sufrir el rechazo por el evangelio y de ser impopulares y molestos, (buena parte de la nueva generación de creyentes ni sabe lo que es eso), no queremos molestar, ni ser raros, procuramos que no nos pongan etiquetas de retrógrados, conservadores o aburridos.

Decadencia camuflada bajo el disfraz de modernismo, de bailes y teatro, música de discoteca en los cultos, predicaciones dirigidas a engordar el ego más que a levantar el nombre de Jesús y su obra redentora. Jesús dijo: «si yo fuere levantado, a todos atraeré a mí mismo» (Juan 12:32).

El mensaje sigue siendo: «Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso». (2ª Corintios 6:17-18) ¿Salir de donde? De Babilonia y su modelo de vida, su sistema; y entrar en Jerusalén, de donde sale la palabra del Señor y el Mesías (Is.2:1-4).

Hay tres corrientes principales en la iglesia de hoy que podemos resumir así:

  • El liberalismo. Pone en duda la palabra de Dios.
  • El falso evangelio de la felicidad y la realización personal.
  • El remanente fiel. El evangelio de la cruz de Cristo.

El remanente fiel que el Señor siempre tiene en cada generación. Hay algunos entre vosotros que no han manchado sus vestiduras; y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas (Apc.2:24 y 3:4). En medio de una generación torcida, resplandecéis como luminares en el mundo (Fil.2:15).

Observa que en el texto mencionado de Mateo 24 se dice que unos a otros se entregarán y unos a otros se aborrecerán; esto es una división dentro de la misma congregación que estamos viendo hoy de forma alarmante en Cataluña a causa del independentismo. También lo producen las controversias teológicas interminables que levantan el orgullo espiritual. El hermano con el hermano pleitea (1 Co. 6:6). Los enemigos del hombre serán los de su casa (Mt.10:36). Muchos tropezarán entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán (Mt.24:10). Señales inequívocas de los últimos tiempos.

Cómo afrontar una decadencia encubierta (4)

El carácter en los últimos tiemposC. EL SISTEMA DE ESTE MUNDO

El mundo entero está bajo el maligno (1 Jn. 5:19). ¿Cómo está diseñado? El sistema de este mundo es como una tela de araña diseñada de forma perversa y sutil para atrapar el alma, estrangular el espíritu (la comunión con Dios) y destruir el cuerpo. Está dirigido por el príncipe de la potestad del aire operando en los hijos de desobediencia. Es el padre de la mentira. Rebelde. Ladrón. Homicida y destructor. Es la serpiente antigua, el diablo y Satanás (Efesios 2:2) (Juan 14:30; 8:44 y 10:10) (Apocalipsis 20:2).

Este sistema maligno actúa a través de una jerarquía de ángeles caídos (Efesios 6:12) (Apocalipsis 12:9); mediante los hijos de desobediencia (Efesios 2:2); las debilidades de la carne (el hombre caído en pecado) (Romanos 8:7-8); y a través de la oscuridad y el engaño de los pueblos y sus gobernantes producido por la idolatría (2ª Corintios 4:4).

Algunas de estas personalidades espirituales operan en la sociedad mediante:

  • La indiferencia
  • Apatía
  • Pasividad
  • Pereza
  • Desorden
  • Hedonismo (cultura del placer y el bienestar).
  • Permisividad (relativismo moral).
  • Esquizofrenia (doble ánimo, doble personalidad).
  • Lujuria y pornografía, seducción y exhibicionismo carnal (formas de vestir provocativas).
  • Música satánica, drogas (hechicería y control de la voluntad y la conciencia, fascinación)
  • Religiosidad (idolatría, tradiciones contrarias a la Escritura, resistencia a la obra del Espíritu Santo, apariencia de piedad).
  • Humanismo (el hombre en el centro de todo). Antropomorfismo.
  • Rebelión (falta de sometimiento a todo tipo de autoridad).
  • Apostasía de la fe (incredulidad, descuidar una salvación tan grande).
  • Tibieza espiritual (Mateo 24:12) (Apocalipsis 3:15-17).

Muchas de estas personalidades malignas actúan en conjunto formando coaliciones expresadas en la sociedad por los políticos y las autoridades humanas (filósofos, científicos, autoridades religiosas y teólogos, escritores, actores y directores de cine, medios de comunicación, diseñadores de moda, deportistas, etc.). Todo ello viene como una tromba sobre el hijo de Dios. Los que buscan mi vida (alma) arman lazos, dijo el salmista (Salmos 38:12). El diablo tiene extendidas trampas, a través de los esquemas mundanos, para atrapar el alma del hombre. Es en el alma donde se produce la batalla de las pasiones y deseos, aprovechadas por el diablo para dar expresión a todo tipo de guerras (Santiago 4:1) (1ª Pedro 2:11). Por lo tanto, nuestro campo de batalla está en el área del alma. Es una batalla espiritual.

Cómo afrontar una decadencia encubierta (3)

El carácter en los últimos tiemposB. LA DECADENCIA MORAL EN LA SOCIEDAD.

Textos: (2 Tes.2:7-12) (2 Tim.3:1-17)

Vivimos en una sociedad decadente. Los valores caen no solo en la bolsa de Tokio o New York, sino en el mismo corazón de los creyentes. Es como si los diques de contención se estuvieran resquebrajando y agrietando, dando paso a una inundación que disuelve los fundamentos morales. Verdades que hasta hace poco tiempo eran terreno sólido y firme en las convicciones, en estos momentos se están diluyendo en el relativismo moral que ha impuesto la sociedad postmodernista.

Esta marea, que más parece un tsunami, está poniendo a prueba la fortaleza de nuestra fe y los fundamentos que la sostienen. Las nuevas generaciones de creyentes en Jesús y en las verdades bíblicas están muy adaptadas a la manera de pensar y vivir del presente siglo. Vemos una gran debilidad del hombre interior, −la vida espiritual−, que está actuando como disolvente de las convicciones, llevándonos a una permisividad nociva para el pueblo que debe ser luz y sal; y una pasividad que raya en la paralización.

Está anunciada en la Escritura (2 Tes.2:7-12)

Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que hay quien al presente lo detiene, hasta que él a su vez sea quitado de en medio. Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida; inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por eso Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Podemos resumirlo en una iniquidad misteriosa personificada en un ser humano (debemos distinguir entre anticristo personal y el espíritu anticristo que ya estaba activo en días de los apóstoles). Predomina el engaño y la mentira, se creen cosas inverosímiles, una gran seducción para el engaño en hombres cultos, lo que pone de manifiesto que procede de la fuerza de espíritus engañadores y doctrinas de demonios, que con gran sutileza y persuasión dominan la mentes de naciones y continentes (ejemplos: la Ideología de Género, el islamismo, el nacionalismo y los populismos). Engaños que liberan la iniquidad en la sociedad a unos niveles nunca antes vistos (ejemplo: modelos de familia contrarios a la ley natural). La mentira se desata cuando el hombre resiste la verdad y la rechaza, entonces se predispone para creer cualquier cosa. El mismo Dios permite un poder engañoso para que sean capaces de creer la mentira al margen de toda evidencia racional. Mentes irracionales (2 P.2:12) (Jud.1:10). Se complacen en la injusticia (Rom.1:18-32).

La Escritura quiere que sepamos los días peligrosos que vienen mediante el carácter corrompido de los hombres (2 Tim. 3:1-17). Los tiempos peligrosos se deben al carácter maligno de los hombres: amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita (2 Tim.3:1-5).

Luego el apóstol habla del carácter de los hombres de Dios con el énfasis en ser hombres de la palabra y un carácter probado. Dice: Pero tú has seguido mi doctrina, conducta… Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste… a fin de que el hombre de Dios sea… (2 Tim.3:10,14,17).

Veamos algunos de los signos de decadencia que nos están azotando desde hace tiempo. La lista puede ser muy larga, citemos algunos.

  1. El deterioro de la familia. Divorcios, abortos, falta de autoridad paterna, violencia a los padres, modelos de familia falsos.
  2. La demografía. No nacen hijos suficientes para mantener las generaciones, se prioriza la realización personal; mientras tanto la comunidad musulmana en Europa crece de forma preocupante imponiendo la sharia o ley islámica.
  3. Epidemia de suicidios por desesperación. Entre las chicas de 10 a 14 años se ha triplicado en los últimos 15 años en América. Las leyes lo avalan.
  4. La soledad. En un mundo masificado y con medios de comunicación como nunca antes se ha incrementado la soledad.
  5. Inmoralidad sexual. A unos niveles vergonzosos.
  6. El relativismo moral. Pérdida de los valores judeocristianos y verdades absolutas.
  7. Un consumismo desproporcionado. Comprar y vender como en los días de Noé y Lot (Lc.17:26-30) (Lc.6:20-26). Es un consumo compulsivo.
  8. Un materialismo exacerbado. Orientados a lo temporal sin proyección trascendente. Culto al cuerpo. El auge del ocio (la industria del ocio).
  9. El nacionalismo como religión. Substituto de la fe verdadera. Una nueva idolatría con sus señas de identidad. En Cataluña se ha desbocado.
  10. El desordenado amor por los animales y las mascotas. Es toda una industria de consumo. Algunos llaman «hijos» a sus perros, y prefieren cuidar mascotas en lugar de criar hijos.
  11. La ideología de género. Cambio de paradigma en las palabras. La corrupción del lenguaje. Leyes impías contra la ley natural y moral de Dios.
  12. El auge del islamismo. Desprecio a la vida humana. Su avance es proporcional a la decadencia del cristianismo (2 Tes. 2:10,11).
  13. Sacar a Dios de la sociedad. No tener en cuenta a Dios (Rom.1:21-28).
  14. El antisemitismo. El desprecio a la voluntad soberana de Dios sobre Israel y la Escritura.

Los que son de Dios se apartan de iniquidad e invocan su nombre (2 Tim.2:19). Hay esperanza en Dios, el Dios de Israel. Podemos afrontar estos tiempos y cualquier otro. La fe en el Hijo de Dios vence al mundo (Jn.16:33) (1 Jn.4;4,5 y 5:4,5). No nos ha dejado solos el Señor, nos ha enviado el Consolador y Ayudador para que esté con nosotros para siempre (Jn.14:15-18).