63 – Orando con el salmista

Orando con el salmista - PortadaPorque él librará al necesitado cuando clame, también al afligido y al que no tiene quien le auxilie. Tendrá compasión del pobre y del necesitado, y la vida de los necesitados salvará  (Salmos 72:12,13).

         ¿Quiénes son los necesitados delante de Dios? Todos. Sin embargo, solo reciben el auxilio los que lo solicitan, los que claman a Él. Dios no responde a los necesitados por ser necesitados, sino porque claman a Él. Le buscan. Le reconocen. Le invocan y piden su favor. Bienaventurados los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos (Mateo 5:3). ¿Quiénes son los pobres en espíritu? Son aquellos que saben y reconocen su necesidad de Dios, de ahí que el reino esté lleno de ellos. Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos… porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores (Mateo 9:12,13). En verdad os digo que los recaudadores de impuestos y las rameras entran en el reino de Dios antes que vosotros. Porque Juan vino a vosotros en camino de justicia y no le creísteis, pero los recaudadores de impuestos y las rameras le creyeron; y vosotros, viendo esto, ni siquiera os arrepentisteis después para creerle (Mateo 21:31,32). Pero los fariseos y los intérpretes de la ley rechazaron los propósitos de Dios para con ellos, al no ser bautizados por Juan (Lucas 7:30). Se puede ser pobre y soberbio o rico y humilde. Pero cualquiera que clama a Dios en su necesidad encontrará salvación en Jesús.

         Señor, nos volvemos a ti en nuestra extrema necesidad y aflicción, pedimos tu auxilio en esta hora, en el nombre de Jesús. Amén.

Download PDF

Deja un comentario