166 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoLos profetas de Israel (LIII) – Isaías (39)

No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas… porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de YHVH, y sus descendientes con ellos  (Isaías 65:20-23)

         En los versículos anteriores el profeta nos ha anunciado el tiempo del fin, las condiciones postreras en los cielos nuevos y la tierra nueva; ahora regresa al periodo anterior, el reino mesiánico, antes que el diablo sea desatado finalmente y se produzca la batalla definitiva; para anunciar algunas de las cosas más llamativas de este periodo milenial. Ya lo hizo en un pasaje anterior cuando anunció el reinado justo del Mesías (11:1-16). Ahora lo completa con más detalles.

Están vigentes las condiciones especiales del reino mesiánico, aunque se mantienen la muerte y los efectos de la naturaleza pecaminosa. El niño morirá de cien años. Una gran longevidad tendrá lugar, aunque como hemos dicho estará presente aún la mortalidad. El pecador que muera de cien años se le considerará maldito. Las personas vivirán tanto como los árboles más longevos. Aún se edificarán casas y se plantarán viñas. Con la salvedad de que las casas serán habitadas con seguridad, y se disfrutará del trabajo de nuestras manos.

Esa fue en el principio la voluntad de Dios con el hombre desde su creación. Es el sueño de cada uno de nosotros en la actualidad. El corazón del hombre anhela paz y bienestar, sin embargo, una y otra vez queda atrapado en sus pasiones que le llevan a codiciar los bienes ajenos, tratando de robarlos mediante conflictos bélicos. El trabajo no será en vano, como ya es un hecho en los redimidos del Señor hoy (1 Co.15:58).

Nacerán nuevos niños. Los hijos engendrados entre los redimidos serán bendecidos por Dios. Observemos aquí que habrá otro tipo de nacimientos que no experimentarán la misma bendición, porque habrá niños que mueran de cien años, muchos, sin duda, pero pocos años para las condiciones en la era mesiánica. Recordemos que las naciones, pobladas de gentes, estarán presentes en ese tiempo, y no todos serán de los benditos de YHVH. Pero el pueblo de Israel, y los injertados en él, disfrutarán de la bendición del Eterno como nunca antes.

         En el reino milenial se disfrutará de gran longevidad y abundante bienestar material y espiritual. La realización personal será satisfecha en Dios.

Download PDF

Deja un comentario