95 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoEn los Salmos (V) – El rey en Sion (2)

Pero yo he puesto mi rey sobre Sion, mi santo monte. Yo publicaré el decreto; YHVH me ha dicho: Mi hijo eres tú; yo te engendré hoy. Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra (Salmos 2:6-8)

         El concepto Sion aparece en múltiples ocasiones en la Escritura y está ligado ampliamente a Israel; especialmente desde los días del reino de David. Aparece también en la Escritura un doble aspecto relacionado con Sion. Por un lado es un lugar geográfico localizado en la ciudad de Jerusalén, la elevación sobre la cual se construyó el templo de Salomón. Por ello se dice en muchas ocasiones que es la morada de Dios, el lugar desde donde se establecerá el gobierno justo del Mesías a todas las naciones. Por el otro nos encontramos que Sion es también una figura de la ciudad celestial que desciende del cielo, la esposa del Cordero, que aparece en el último libro de la  Biblia.

Por tanto, estamos ante uno de esos conceptos que debemos comprender bien para no errar a la hora de interpretar correctamente los mensajes que aparecen relacionados con Sion en el libro de Salmos y los escritos de los profetas.

Hay que recordar, una vez más, que la iglesia, mayoritariamente, ha espiritualizado los términos y lugares físicos de la Escritura, olvidándose de la realidad geográfica. Dios es el autor de la materia. Ha dado la tierra a Israel. En ella puso su templo y el lugar de adoración.

Por otra parte, tenemos que el reino de Dios se acercó a los hombres en la persona del Mesías en su primera venida. Un reino no de este mundo, lo cual no anula el mensaje de los profetas de un reino mesiánico en la ciudad de Sion, desde donde se anuncia el gobierno de un justo que ha de reinar sobre los hombres (2 Sam.23:3,4). Ese reinado es literal y no solamente espiritual; aún no se ha producido, pero tomará forma cuando aparezca el Deseado de todas las naciones para establecer su reino en Jerusalén y bendecir a todas las naciones.

La teología del reemplazo ha hecho desaparecer a Israel de la escena histórica y profética hasta la llamada gran tribulación, en la que se dice entra de nuevo en la escena mundial. Es lo que se conoce como dispensacionalismo, una teología de los últimos tiempos que no comparto en muchos de sus extremos. Esta teología paraliza «caprichosamente» el reloj profético de Dios, para activarlo de la misma forma una vez la iglesia ha sido arrebatada. Los textos son testarudos como iremos viendo en nuestro recorrido.

         Aunque Sion es un concepto muy amplio, no anula la verdad literal.

Download PDF

Deja un comentario