28 – Orando con el salmista

Orando con el salmista - PortadaEncomienda al Señor tu camino, confía en El, que El actuará  (Salmos 37:5).

Durante diecisiete días del mes de diciembre del año 1981, bajé a primera hora de la tarde a un pequeño local que teníamos debajo del piso donde vivíamos, en Salamanca, para hacer esta oración. Abría mi Nuevo Testamento con Salmos y recitaba Salmos 37:5. Luego marchaba a hacer la práctica del carnet de conducir antes de ir a trabajar. En esos diecisiete días conseguí aprobar el examen que me acreditaba como nuevo conductor de turismos. Tenemos en este texto dos partes que nos corresponde hacer: encomendar y confiar. Y una que le corresponde al Señor: actuar. ¡Qué descanso viene al alma cuando encomendamos nuestras vidas a Aquel que es más fuerte que nosotros, y en quién podemos confiar! Pablo lo hacía con las congregaciones que levantaba en sus viajes misioneros (Hechos 20:32). Jesús lo hizo, cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino que encomendaba la causa al que juzga justamente (1 Pedro 2:23 RV60).

Padre Eterno, a ti encomendamos la restauración de Israel en su tierra y a su Dios, y la de nuestro país a tu voluntad, en el maravilloso nombre de Jesús. Amén.

Download PDF

Deja un comentario