5 – ORANDO CON EL SALMISTA

Orando con el salmista - PortadaPero alégrense todos los que en ti se refugian; para siempre canten de júbilo, porque tú los proteges; regocíjense en ti los que aman tu nombre. Porque tú, oh Señor, bendices al justo, como con un escudo lo rodeas de tu favor (Salmos 5:11-12).

Está escrito que el gozo del Señor es nuestra fortaleza. Aquí el salmista encuentra varios motivos para el regocijo. En primer lugar por haber tomado la decisión de refugiarse en Dios, poner su vida en Sus manos, confiar en Su poder más que en las limitadas fuerzas humanas. El canto de júbilo viene como consecuencia de la consciencia de que Dios es nuestro protector. Poner nuestro amor en Su nombre inunda de regocijo el alma. Porque en mí ha puesto su amor, yo entonces lo libraré; lo exaltaré, porque ha conocido mi nombre (Salmos 91:14). El salmista sabe que Dios bendice al justo y le rodea de su favor como un escudo. Por todo ello, encuentra motivos para regocijarse y vivir confiado.

Padre amado, trae el gozo de tu reino a tu pueblo Israel, que seas tú su refugio y lo protejas de todos sus enemigos. Te pido por mi país, venga a nosotros tu reino de justicia, paz y gozo en el nombre de Jesús.

 

Download PDF

Deja un comentario