1 – ORANDO CON EL SALMISTA

Orando con el salmista - Portada¡Cuán bienaventurados son los que en Él se refugian! (Salmos 2:12).

Hagámonos algunas preguntas sobre este texto. ¿Quién es Él? Se trata del Dios de Abrahán, Isaac y Jacob. El Shaddai. El Todopoderoso. El Rey del Universo. El Creador de cielo y tierra. ¿En qué consiste la bienaventuranza? En refugiarse en Dios, confiar en Él. La palabra en hebreo contiene la idea de huir por protección, que incluye abrigar, acoger, amparar, confiar.  ¿Cómo lo hacemos? Por invocación de su nombre. El nombre del Señor es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo (Proverbios 18:10). Está escrito que Él es rico para con todos los que le invocan (Romanos 10:12). La salvación, −ponerse a salvo−, es por invocar el nombre de Jesús. Todo Aquel que invoca el nombre del Señor será salvo. De esa forma entramos bajo Su refugio. Bajo la sombra de sus alas estamos seguros.

Padre amado, tú eres el que guarda a Israel. Pido que seas refugio para mi país en estos momentos de turbión y también para mi familia. En el nombre de Jesús. 

Download PDF

Deja un comentario