199 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLa ira venidera (XIX) – El lago de fuego (2)

Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos… Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego (Apocalipsis 20:10,14,15)

         Estamos ante el destino final. Viene después del día de la resurrección y el juicio. Antes ha tenido lugar el reino mesiánico. El diablo ha sido atado por mil años. Después viene la última batalla entre el Cordero y los que le siguen por donde quiere que vaya, contra el diablo y sus huestes con las naciones desobedientes.

El postrer enemigo, −la muerte−, será destruido (1 Co.15:26). Tenemos también el fin de los impíos. La ira de Dios derramada, llegando así al destino anunciado para la conjunción de los seres espirituales que se han opuesto a Dios, junto con los hombres inicuos. Ambos comparten lugar de tormento.

En el lago del fuego y azufre serán echados el diablo, que es la serpiente antigua (Satanás), la bestia, el falso profeta, la ciudad de perdición Babilonia, −una potestad que ha producido muerte, el imperio de la muerte (Heb. 2:14,15)−, también el Hades o Seol, −la región donde los muertos han permanecido en espera del día de la resurrección−, y todos los hombres impíos que no se hallaron inscritos en el libro de la vida.

Ahora comprendemos mejor las palabras de Jesús a sus discípulos diciéndoles que no se regocijaran de echar fuera demonios, sino de que sus nombres estaban escritos en los cielos (Lc. 10:20).

Llegó el día cuando el mar entregó a los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras (Apc.20:13).

También Juan nos da la lista de personas que han practicado el pecado: los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios e hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda (Apc.21:8). No es una lista exhaustiva, hay otras en distintos lugares de la Escritura.

La muerte segunda es para quienes habiendo muerto físicamente, son entregados a las tinieblas de afuera después del juicio, alejados de Dios por la eternidad, esa es la muerte segunda.

Pero los que tienen parte en la primera resurrección, la segunda muerte no tiene potestad sobre ellos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años. Es el reino mesiánico, nuestra próxima serie.

         Al lago de fuego irán el diablo, la bestia, el falso profeta, la muerte, el Hades y aquellos que sus nombres no estaban inscritos en el libro de la vida.

Download PDF

Deja un comentario