195 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLa ira venidera (XV) – La Gehena (1)

Y no temáis a los que matan el cuerpo, más el alma no pueden matar; temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno (Mateo 10:28)

         Son palabras del Maestro. El mayor entre los hijos de los hombres. No ha habido otro como él, ni lo habrá. Aquel que dijo: Yo soy la verdad. En quién están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y el conocimiento (Col.2:3). Él dijo que hay un lugar de destrucción llamado infierno o gehena.

Anticipémonos a decir que aquí el término destrucción no significa aniquilación. Es un lugar donde el gusano de ellos no muere, y el fuego nunca se apaga (Mr.9:44-48). Jesús está hablando aquí de la muerte segunda, la separación eterna de Dios, las tinieblas de afuera y el tormento eterno.

Está escrito, en palabras del profeta: todas las almas son mías (Ez.18:4). Dios es el Padre de los espíritus, él único que tiene la potestad del destino eterno del alma humana. A Él debemos temer.

Dicho esto, veamos qué es la gehena. Es la palabra que se traduce en el NT por infierno, y describe el destino final de los impíos después de la resurrección general y el juicio. Gehena es el lugar de castigo futuro en el estado eterno. La palabra gehena es el equivalente griego de «el valle de Hinom». Este era un lugar que los judíos llenaron de ídolos y donde ofrecieron sacrificios humanos a las deidades paganas. Quemó también incienso en el valle de los hijos de Hinom, e hizo pasar a sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las naciones que YHVH había arrojado de la presencia de los hijos de Israel (2 Crónicas 28:3). Y en otro lugar dice: Y pasó sus hijos por fuego en el valle del hijo de Hinom; y observaba los tiempos, miraba en agüeros, era dado a adivinaciones, y consultaba a adivinos y encantadores; se excedió en hacer lo malo antes los ojos de YHVH, hasta encender su ira (2 Crónicas 33:6).

Un lugar físico que se convirtió en terreno donde se cometieron las peores abominaciones contra la ley de Dios. Ese lugar vino a ser sinónimo del infierno.

Hay lugares físicos donde Satanás tiene un dominio especial; esa potestad siempre está vinculada a un culto falso, idólatra, y sacrificios humanos. Tiempo después, ese sitio fue convertido en vertedero de la ciudad donde se tiraba la basura de Jerusalén. Debido a ello, en ese valle donde se arrojaba la basura, siempre había fuego para quemarla y los gusanos nunca dejaron de comer. Es la figura usada por Jesús para el infierno/gehena.

         La gehena, o valle del hijo de Hinom, fue un lugar de ídolos y sacrificios humanos, convertido más tarde en vertedero donde el fuego no se apagaba y el gusano no muere. Es el destino final de los impíos después del juicio.

Download PDF

Deja un comentario