134 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLos hijos de condenación (CXXVI) –  Atalía

Cuando Atalía madre de Ocozías vio que su hijo era muerto, se levantó y destruyó toda la descendencia real. Pero Josaba hija del rey Joram, hermana de Ocozías, tomó a Joás hijo de Ocozías y lo sacó furtivamente de entre los hijos del rey a quienes estaban matando, y lo ocultó de Atalía […] Y estuvo con ella escondido en la casa de YHVH seis años; y Atalía fue reina sobre el país  (2 Reyes 11:1-3)

         Jezabel había muerto pero su hija Atalía heredó el espíritu asesino de su madre. La madre mataba a los profetas, la hija lo hizo con la descendencia real. Y esa descendencia era nada menos que la estirpe de David, de cuya línea genealógica nacería el Mesías. Por tanto, estamos en un periodo vital para la simiente de Abraham, que se ramificó en la tribu de Judá para que de ella naciera la simiente que había de venir.

Acab y Jezabel tuvieron una hija llamada Atalía, que se casó con Joram, rey de Judá. Cuando Jehú mató a la descendencia de la casa de Acab, también mató a Ocozías, hijo de Atalía y Joram. Cuando la madre del rey vio que su hijo era muerto, quiso el trono para sí misma, exterminando a toda la descendencia real de la casa de David, que eran sus propios nietos, pero uno de ellos, Joás, fue protegido por Josaba hasta la edad de seis años.

El marido de Atalía, Joram, también había dado muerte a todos sus hermanos cuando subió al trono (2 Cr.21:4). Hizo lo malo a los ojos del Señor, incitado por la casa de Acab y Jezabel, con quién estaba emparentado mediante la hija de aquellos, Atalía.

Resumiendo. Acab y Jezabel tuvieron una hija llamada Atalía. Ésta se casó con Joram, rey de Judá, por tanto de la descendencia davídica, que exterminó a todos sus hermanos. Uno de los hijos de Joram y Atalía fue Ocozías, que subió al trono de Judá, muerto por Jehú.

Atalía decidió entonces matar a toda la descendencia real de la casa de David, pero uno de los hijos, Joás, fue escondido por Josaba durante seis años. Mientras tanto, la hija de Jezabel había usurpado el trono de Judá y reinado en lugar de su hijo.

Estaba en juego la descendencia de David, por tanto, la genealogía del futuro rey de Israel y Redentor del mundo. La naturaleza asesina de Jezabel se trasladó a Joram (emparentado con la casa de Acab), que exterminó a todos los hijos de Josafat, rey de Judá (2 Crónicas 21:4). Y se manifestó en Atalía, matando a todos los hijos de Ocozías, rey de Judá, salvo a Joás, salvado in extremis.

Hoy el islam pretende matar a judíos y cristianos para impedir el advenimiento del Mesías.

         El que ha venido a robar, matar y destruir, lo intentó mucho antes de que naciera el Mesías mediante Atalía, hija de Jezabel, heredera de su maldad.

Download PDF

Deja un comentario