116 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLos hijos de condenación (CVIII) – Balaam (12)

Y YHVH habló a Moisés, diciendo: Hostigad a los madianitas, y heridlos, por cuanto ellos os afligieron a vosotros con sus ardides con que os han engañado en lo tocante a Baal-peor, y en lo tocante a Cozbi hija del príncipe de Madián, su hermana, la cual fue muerta el día de la mortandad por causa de Baal-peor (Números 25:17,18)

Lo que no consiguieron los agüeros de Balaam y las maldiciones de Balac lo logró la astucia de las mujeres moabitas apelando a las pasiones sexuales mezcladas con ceremonias religiosas cargadas de erotismo y fornicación.

Está escrito: a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; y la mujer caza la preciosa alma del varón (Pr.6:26). En este ardid se conjugan aspectos carnales, afectos del alma y lazos espirituales que actúan de ataduras como resultado de un ayuntamiento sexual que contiene también componentes espirituales. Porque el hombre y la mujer no somos solo carne, sino espíritu, alma y cuerpo, y los pecados de la carne afectan directamente al alma perturbando el espíritu y la comunión con Dios. Por eso dice el apóstol: Huid de la fornicación, porque el que fornica contra su propio cuerpo peca (1 Co.6:18).

Hoy se trivializan las relaciones sexuales promiscuas bajo un falso modernismo y libertad sexual que la ignorancia eleva a confusión y ruptura social sin que se entiendan sus consecuencias. Las leyes actuales abogan por la libertad sexual sin límites, transgrediendo la ley de Dios que está diseñada por el Hacedor que en su sabiduría es conocedor de los misterios del hombre.

El hostigamiento del que habla nuestro texto pone de manifiesto el ardid espiritual que escondía el engaño al que fueron invitados los hijos de Israel. Esa estratagema estuvo dictada por el mismísimo Balaam. Aquel que había dicho que solo hablaría lo que el Señor le dijera, resultó ser un embaucador (de ahí que ocupe un lugar predominante en la lista de falsos profetas, aunque tenía cierta revelación, y estaba precedido de un reconocimiento inflado, −como muchos falsos predicadores de nuestros días−) que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel.

Veamos el texto: He aquí por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra YHVH en lo tocante a Baal-peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de YHVH (Nm.31:16). El juicio de Dios se desató sobre su pueblo por este consejo perverso dado por Balaam.

Una combinación de factores carnales y espirituales llevó a  Israel a la fornicación idólatra que atrajo el juicio de Dios con gran mortandad.

Download PDF

Deja un comentario