94 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLos hijos de condenación (LXXXVI) – Babilonia (78)

A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector (Ezequiel 28:16)

         La palabra «contrataciones» se usa en tres ocasiones en este capítulo de Ezequiel. Este término está vinculado a la forma de actuar de Lucifer antes de la caída, cuando se halló en él iniquidad. A la vez se asocia con los contratos realizados en una gestión comercial. En ocasiones se relaciona con la habilidad de manipular a otros para conseguir un fin prefijado. Es la habilidad en los negocios que con palabras persuasivas seducen y subyugan a otros para conseguir lo que se proponen. Estas técnicas están muy de moda en los negocios, la banca, las empresas, en la política, la cultura, la moda, la música y por supuesto en el ámbito religioso para alcanzar el éxito; aderezado habitualmente con ocultismo, superstición y ritos paganos.

Todo ello procede de Babilonia y estamos viendo que se relaciona con la forma de actuar de Lucifer y su personificación en el príncipe de Tiro, la ciudad fenicia que destacó durante siglos por sus negocios, su comercio mundial y la influencia que extendió por todo el Mediterráneo. No debemos perder de vista estas conexiones porque se dan con demasiada frecuencia en nuestra sociedad de consumo, preñada de compra-venta, negocios, y la competencia desenfrenada parta colocar cada uno sus productos.

Veamos los textos.

En 28:5 se relaciona las contrataciones con sabiduría, grandeza, riquezas y enaltecimiento del corazón, todo ello vinculado con el príncipe o rey de Tiro. Podríamos conjugarlo de la siguiente manera: una habilidad innata para los negocios requiere sabiduría comercial que produce grandeza y riquezas y a causa de ella el corazón se enaltece sobre los demás.

En 28:16 las contrataciones están vinculadas al querubín protector; sus operaciones tienen lugar en el monte de Dios (un lugar para identificar los lugares celestiales) produciendo iniquidad y pecado por la conspiración que se llevó a cabo para rebelarse contra el gobierno soberano de Dios, que a su vez produjo su expulsión de los lugares celestiales donde se llevaron a  cabo.

Y finalmente en 28:18 vemos que se vuelve a referir a las contrataciones del querubín que lleno de maldad profanó el santuario para quedar expuesta su iniquidad y ser arrojado como ceniza sobre la tierra. Es fácil suponer que esas maquinaciones invadieron la tierra donde ahora se reproduce nuevamente la misma batalla.

         Las contrataciones que sustentan buena parte de los negocios se alimentan de la vieja estrategia de rebelión a la autoridad de aquel querubín.

Download PDF

Deja un comentario