93 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLos hijos de condenación (LXXXV) – Babilonia (77)

Tú, querubín, grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad (Ezequiel 28:14,15)

         La Escritura muestra que Satanás pone su trono y ejerce su influencia en la tierra en ciertos lugares físicos, especialmente donde hay ídolos que producen religiones, ideologías, filosofías (corrientes de pensamiento que se extienden por naciones enteras), mediante doctrinas de demonios y espíritus engañadores en connivencia con hombres perversos y malos, o personas de buena voluntad engañadas con falsa piedad e intereses aparentemente humanos, sociales, religiosos o culturales.

Hemos visto que Babel fue el epicentro de la actividad opositora a Dios mediante el liderazgo de Nimrod, y que su influencia se extendió a todas las naciones de la tierra. También hemos reseñado que la ciudad de Tiro vino a tener una influencia mundial mediante el comercio con las naciones del Mediterráneo y que el profeta Ezequiel ve en ella la actividad del mismo ángel caído, el querubín grande protector.

Esta personalidad espiritual, Lucifer, fue creado por Dios, estuvo en el monte de Dios dirigiendo la alabanza al Señor, perfecto era en todos sus caminos, hasta que se halló en el maldad, su corazón se enalteció y quiso ser semejante al Altísimo, ocupar el trono y recibir la adoración. Luego fue echado del cielo. Los dos primeros versículos de la Biblia pudieran mostrar ese suceso.

En el versículo uno dice que Dios creó los cielos y la tierra, y en el versículo dos se dice que la tierra estaba desordenada y vacía. Como Dios creó la tierra para ser habitada (Is.45:18), pudiera ser que la caída en pecado de Lucifer tuviera lugar entre ambos versículos, y se muestra el juicio de Dios que tuvo lugar. Según el maestro bíblico Derek Prince las palabras «desordenada y vacía» se traducen en hebreo tohu va-bohu. Solo hay tres textos en la Biblia donde aparecen estos dos términos juntos y en los tres se describe una desolación causada por un juicio de Dios por la maldad. Los textos son: Génesis1:1,2; Isaías 34:11 y Jeremías 4:23. La rebelión que brotó en el arcángel Luzbel atrajo el juicio de Dios produciendo desorden y vacío; confusión, como en Babel. La misma que ahora es anunciada sobre Tiro.

         La maldad hallada en el ángel caído fue introducida en la tierra por el hombre al participar de su misma naturaleza rebelde dándole expresión en sus dominios: la tierra que el Señor había puesto a su cuidado.

Download PDF

Deja un comentario