174 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoLos profetas de Israel (LXI) – Sofonías (2)

En aquel tiempo devolveré yo a los pueblos pureza de labios, para que todos invoquen el nombre de YHVH, para que le sirvan de común consentimiento (Sofonías 3:9)

         Cuando Jesús iba camino a Jerusalén anunció a los suyos lo que allí acontecería. Primeramente rechazo, muerte y sepultura; pero al tercer día resurrección. Cuando lo oían su pensamiento quedaba fijado en la primera parte del mensaje, la final desaparecía de sus mentes como por ensalmo. Una vez resucitado les recordó que ya lo había dicho, aunque seguían atrapados en los aspectos que su intelecto había interiorizado como tenebrosos, por tanto, costó mucho comprenderla parte final de su anuncio: al tercer día resucitaría en gloria, venciendo la muerte para siempre.

Algo similar ocurre con el mensaje de los profetas de Israel. Prácticamente todos ellos fueron enviados a un pueblo duro de cerviz para llamarlos al arrepentimiento; la consecuencia de la dureza de sus corazones sería juicio por su rebelión, para luego anunciar un tiempo de restauración. Vemos lo mismo cuando el mensaje es dirigido a las naciones vecinas de Israel o a todas las naciones del mundo. Se anuncia un día luctuoso. Día de tinieblas, lóbrego, y de aflicción. Consecuencia de sus rebeliones, desobediencia y el duro trato dado al pueblo de las promesas. Pero el mensaje no acaba allí.

Una vez depurada la generación objeto de su ira (Jer.7:29), se anuncia un nuevo día. En aquel tiempo. ¿Qué tiempo? El reinado de un varón justo, el Mesías que ha de regresar a reinar en Jerusalén.

En ese tiempo, dice Sofonías, devolverá el Señor a los pueblos pureza de labios. La lengua será objeto de una santificación que el apóstol Santiago no pudo prever (Stg. 3:1-12). Ese mundo de maldad que es inflamado por la lengua, que perturba la rueda de la creación, y que ella misma es inflamada por el mismo infierno (3:6), será domada y depurada en el reino venidero. Este hecho por si solo anuncia un día único en la historia del hombre.

Una lengua neutralizada evitará la mentira y calumnia, el falso testimonio y las doctrinas erradas; la verdad prevalecerá y su gloria llenará la tierra. Todos invocarán el nombre de YVHV, y todos le servirán de común consentimiento. Toda rodilla se doblará, dice el apóstol, en ese día. Y habrá salvación invocando su nombre, una salvación que alcanzará a todas las naciones. Todo ello después del día del juicio del Señor sobre la tierra. Día de luz y gloria. Ese día dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre, el cual confiará en el nombre de YHVH (3:12). Será en su monte santo (3:11). Y de allí a todos los pueblos.

         Día glorioso cuando habrá pureza de labios en todos los pueblos.

Download PDF

Deja un comentario