80 – Vivir y andar por el Espíritu (I)

La vida en el EspírituSi vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu (Gálatas 5:25).

         La vida cristiana comienza por el Espíritu y la palabra, sin ello no hay vida de Dios, lo que tendremos sería religión, imitación, falsificación, suplantación, pero nunca la vida engendrada en nuestro espíritu que inicia una nueva andadura vital y trascendental. Pablo dice: «nueva criatura es». Jesús enseña: «es necesario nacer de nuevo, del Espíritu»; sin ello no vemos ni entramos en el reino.

Ahora bien, una vez hemos nacido del Espíritu, (vivir por el Espíritu), necesitamos aprender a andar en el Espíritu, y para ello es necesario crecer, madurar, volver a ser llenos del Espíritu una y otra vez, obedecer a Dios, poner la mente en las cosas del Espíritu (Ro.8:5-6 LBLA).

Tenemos un ejemplo magnífico de lo que quiero decir en la marcha de los israelitas por el desierto una vez fueron redimidos de la esclavitud de Egipto. Salieron con poder. La redención fue impactante. La esclavitud quedaba atrás, delante un andar en obediencia. Pablo lo explica así:«Porque no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar; y en Moisés todos fueron bautizados en la nube y en el mar» (1 Co.10:1-2).

Meditemos. Israel fue rescatado de Egipto; todos pasaron por el mar Rojo, (figura del bautismo), y todos fueron guiados por la nube de día y el fuego de noche, (figura del bautismo del Espíritu). Ahora bien, no todos fueron obedientes, ni todos entraron en la tierra prometida. Vivieron por el Espíritu, pero no todos anduvieron en el Espíritu. Sin embargo, todos se movían cuando la nube se levantaba, y cuando la nube paraba el campamento de Israel, toda la congregación, acampaba (Nm.9:19-22). Por tanto, todos vivían por el Espíritu, pero no todos andaban en el Espíritu.

Pablo dijo a los gálatas«¿Tan insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a terminar ahora por la carne?» (Gá. 3:3). También enseña a los corintios: «por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados en un solo cuerpo… a todos se nos dio a beber del mismo Espíritu» (1 Co.12:13), pero sabemos que no todos eran espirituales. Hay personas que dicen haber sido bautizadas en el Espíritu pero como experiencia pasada, y hoy no viven llenos del Espíritu, por tanto, su testimonio pone en duda sus afirmaciones. Necesitamos ser llenos del Espíritu continuamente (Ef.5:18) para andar en el Espíritu.

         La vida nueva en el Espíritu la recibimos por gracia, pero andar en el Espíritu significa vivir en obediencia siendo llenos continuamente de Él.

Download PDF

Deja un comentario