162 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoLos profetas de Israel (XLIX) – Isaías (35)

Por amor de Sion no callaré, y por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha… Sobre tus muros, oh Jerusalén, he puesto guardas; todo el día y toda la noche no callarán jamás. Los que os acordáis de YHVH, no reposéis, ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en la tierra (Isaías 62:1,6,7)

         El Dios de Israel ama a Israel con amor eterno. Voz del profeta Jeremías en un tiempo de juicio sobre Jerusalén por sus pecados. Aún en medio de ese contexto su voz es clara y eterna: YHVH se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué  mi misericordia (Jer.31:3). ¿Por qué la iglesia ha olvidado esta verdad? Es inequívoca. Es eterna. Permanece en los cielos para siempre. El Señor está contra los profetas que hurtan mis palabras cada uno de su más cercano (Jer. 23:30).

La iglesia del Señor debe ser sionista, no sionista política, sino plegarse al amor de Dios por su pueblo y su tierra. ¡Por amor de Sion! En dos ocasiones clama el profeta expresando el sentir de Dios por Sion y Jerusalén. Dios no cambia. Nosotros hemos cambiado la Escritura con sistemas teológicos de Reemplazo. Hemos leído «iglesia» donde dice «Sion y Jerusalén» ¿por qué?

Por su parte el islam pretende robar la novia y esposa del Hacedor reclamando la ciudad de Jerusalén como propia, cuando no se menciona ni una sola vez en el Corán. Asistimos hoy a una lucha falsa por Jerusalén. La ciudad pertenece a Dios. La ha dado a Israel. Es la niña de sus ojos. Es la ciudad del gran Rey. El gozo de toda la tierra, es el monte de Sion (Sal.48:1,2). ¿Robará el hombre a Dios? El que ha venido a robar, matar y destruir lo intenta mediante sistemas religiosos diversos.

Jerusalén ha sido infiel a su Esposo, pero Él ha seguido amándola. Ha sido llamada Desamparada y Desolada, pero un día, el día del Señor, dejará de serlo, porque el amor de YHVH estará en ti, y tu tierra será desposada. Pues como el joven se desposa con la virgen, se desposarán contigo tus hijos; y como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo (62:4,5).

Se refiere a la esposa/iglesia, me dirás; pero está hablando de Sion y Jerusalén, cuando sea puesta ―en el reino mesiánico― por alabanza en la tierra. Por amor no callará, ni descansará, hasta que salga su justicia y salvación en la ciudad amada. Sí, hay una dimensión espiritual aquí, seguro, pero no anula la terrenal. Dios es el Creador de la materia y el espíritu. ¿Por qué tanta opresión contra Jerusalén si no fuera así? Piensa…

         Debemos orar por y hacia Jerusalén. Unirnos con su causa, es la nuestra.

Download PDF

Deja un comentario