152 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoLos profetas de Israel (XXXIX) – Isaías (25)

Ciertamente consolará YHVH a Sion; consolará todas sus soledades, y cambiará su desierto en paraíso, y su soledad en huerto de YHVH; se hallará en ella alegría y gozo, alabanza y voces de santo (Isaías 51:3)

         Estamos ante otro capítulo donde se enfatiza la consolación de Sion. Y una vez más debemos decir que se trata de la tierra de Israel, el pueblo judío. Los primeros versículos del capítulo no dejan lugar a dudas. El mensaje es dirigido a los hijos de Abraham y Sara; que cuando era uno solo lo llamó el Señor, lo bendijo y multiplicó. El profeta quiere que miren a la piedra de donde fueron cortados, y la cantera de donde fueron arrancados. Es decir, Abraham y Sara.

Una vez más debemos añadir que los gentiles han sido injertados en las promesas mediante la fe en el Mesías y Salvador de todas las naciones. Por tanto, siempre hay un mensaje primario a Israel, y otro adjunto para los que han sido hechos copartícipes, coherederos y conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios. En este sentido las promesas son también para la iglesia, pero nunca por haber sustituido a Israel, sino como parte añadida mediante el evangelio de Jesús.

Veamos lo que se anuncia en este capítulo. Consuelo de todas las soledades. El desierto en paraíso. La experiencia de haber padecido la soledad en la familia de naciones en huerto de YHVH. No hay más que echar un vistazo a las resoluciones de la ONU en las últimas décadas y ver la extrema soledad de Israel, injustamente tratada, padeciendo resoluciones inicuas (las de la UNESCO sobre Jerusalén) y el rechazo de la mayoría de los pueblos. Eso cambiará rotundamente en el reino mesiánico. Hallarán alegría y gozo, alabanza y voces de canto.

El profeta está hablando de un tiempo cuando los cielos serán deshechos como humo, la tierra envejecerá como ropa de vestir, los moradores perecerán el día de sus juicios, pero la salvación de Dios será para siempre y su justicia no perecerá (51:6). Su justicia permanecerá perpetuamente, y su salvación por los siglos de los siglos (8). Los redimidos de YHVH volverán a Sion cantando, y gozo perpetuo habrá sobre sus cabezas; tendrán gozo y alegría, y el dolor y el gemido huirán (11).

Ha llegado la consolación de Dios a su pueblo. Un mensaje esperanzador para Israel y todos aquellos que han recibido la salvación por el evangelio de Jesús. La consolación toma una dimensión única en el advenimiento del Mesías a Jerusalén para establecer su reino milenial implantando la justicia duradera una vez Satanás sea definitivamente lanzado al lago de fuego y azufre. Aquí tenemos la llegada del reino, la batalla final, y el establecimiento del reino eterno.

         La consolación de Dios incluye liberación de las soledades de su pueblo.

Download PDF

Deja un comentario