133 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoLos profetas de Israel (XX) – Isaías (6)

Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces. Y reposará sobre él el Espíritu de YHVH, espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de YHVH. Y le haré entender diligente en el temor de YHVH. No juzgará según la vista de sus ojos, ni argüirá por lo que oigan sus oídos; sino que juzgará con justicia a los pobres, y argüirá con equidad por los mansos de la tierra; y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matará al impío. Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura (Isaías 11:1-5)

         Debemos recordar en este momento, una vez más, que hay un principio importante que debemos tener en cuenta a la hora de escudriñar las Escrituras. Me refiero al principio de revelación progresiva. Está escrito que la vida del justo es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto (Pr.4:18). Se nos dice también que en parte conocemos, y en parte profetizamos. Ahora vemos como por un espejo, oscuramente.

La esperanza de Israel aparece ante nuestros ojos de forma gradual. El evangelio es un mensaje oculto desde antes de la fundación del mundo, pero que ha sido revelado progresivamente, con un aumento de luz y revelación excepcional cuando tuvo lugar la primera venida del Mesías. De la misma forma, en su segunda venida habrá una ampliación de luz, verdad y justicia como nunca hasta ese día.

El mismo David, en sus palabras postreras, profetizó que habrá un justo que gobierne entre los hombres, lo hará en el temor de Dios, y será como la luz de la mañana, como el resplandor del sol, también como la lluvia que hace brotar la tierra (2 Sam. 23:3,4).

El profeta Isaías nos da ahora una ampliación de ese reinado del justo. Nos confirma que será una vara del tronco de Isaí, un vástago que brotará de sus raíces, es decir, de la casa de Judá. Sobre este rey reposará el Espíritu del Señor de una forma inequívoca y plena. Recuerda cómo inició Jesús su ministerio público siendo lleno del Espíritu después de regresar del desierto y ser tentado por el diablo; luego entró en la sinagoga de Capernaún y se identificó con la profecía de Isaías, diciendo: El Espíritu del Señor está sobre mí, y me ha enviado…

Ahora tenemos las ramificaciones del Espíritu de Dios sobre el Mesías que viene a reinar en la tierra, en sus siete aspectos: Es el Espíritu de YHVH, de sabiduría, inteligencia, consejo, poder, conocimiento y temor de Dios. La plenitud del Espíritu de Dios habitará sobre él para gobernar la tierra desde Jerusalén y con equidad.

         La esperanza mesiánica de Israel se sustenta sobre el mensaje de sus profetas que toma una dimensión extraordinaria en el libro de Isaías.

Download PDF

Deja un comentario