BASES – Cuarta lección

BASES para el crecimientoTema: Una nueva familia – la iglesia

Nuestra unión con Cristo y su salvación nos ha unido también con su Cuerpo que es la iglesia. Estar unido a Jesús es estar unido también con la iglesia de Dios, puesto que ésta es el Cuerpo de Cristo en la tierra. No se puede vivir una vida cristiana normal profesando fe en Dios y no querer saber nada de la iglesia. Tampoco se puede ser un cristiano independiente. Es imposible. Cualquier miembro del cuerpo físico no puede andar por sí mismo. Depende del cuerpo y el cuerpo depende de él.

Por ello, se hace muy necesario conocer bien qué es la iglesia, cómo funciona, etc. La iglesia es la familia de Dios que está compuesta de todas las personas que han nacido de nuevo, en todos los tiempos y en todas las naciones. Esta es la iglesia universal.

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios…” (Efesios, 2:19).

En esta lección y en la próxima veremos diferentes aspectos fundamentales sobre la iglesia.

  1. CRISTO ES LA CABEZA DE LA IGLESIA

“… Y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo” (Efesios, 1:22-23).

Este pasaje nos habla de que ha sido Dios quién ha puesto por cabeza a Cristo sobre la iglesia. Jesús mismo es la única cabeza de la iglesia universal. No hay una cabeza en la tierra y otra en el cielo. Jesús es el único Dueño de la iglesia porque él la ha comprado con su preciosa sangre.

Por su parte, el Espíritu Santo, ha sido enviado a la tierra para dirigir a la iglesia según las órdenes que recibe de la cabeza: Jesús. Lo hace a través de hombres escogidos y fieles.

  1. LOS MINISTERIOS DADOS A LA IGLESIA

“Y él mismo (Cristo) constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo…“(Efesios, 4:11-12).

En esta lista encontramos una serie de ministerios, es decir, dones en forma de personas que Jesús ha escogido para edificar su propia iglesia. Son personas con misiones especiales. El propósito de estas personas es capacitar a cada creyente para que cada creyente pueda realizar su cometido en el cuerpo. Así se realiza un crecimiento conjunto y unido desde la cabeza a todo el Cuerpo.

“Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo del Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor (Efesios, 4:13-16).

Esta iglesia está siendo edificada por Jesús mismo. El infierno no puede contra ella, y es columna y baluarte de la verdad en el mundo.

  1. LA EXPRESIÓN LOCAL DE LA IGLESIA

Jesús, a través de su cuerpo, quiere bendecir a cada ciudad, pueblo y nación. El Espíritu Santo ha venido para guiar a los creyentes a establecer iglesias en cada ciudad. Así surgen las comunidades de cristianos que se juntan en un mismo lugar para servir a Dios y ser un testimonio en la sociedad donde viven. Cada una de estas comunidades es una expresión de la totalidad de la iglesia en todo el mundo. El vínculo de unión entre ellas es el Espíritu Santo y la verdad de la Palabra de Dios. La piedra angular es Jesucristo. Todos los que invocan su nombre, en espíritu y verdad, pertenecen a esta iglesia. El apóstol Pablo lo expresó así al escribir a los corintios. “… A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre del Señor Jesucristo. Señor de ellos y nuestro”.

Resumiendo. En Cristo estamos unidos a su cuerpo, que es la iglesia, la familia de Dios. Jesús es la única cabeza y el Espíritu Santo es quién la dirige a través de hombres escogidos y fieles. Esta es la iglesia universal, que tiene su expresión local en cada ciudad, pueblo o nación, donde se invoca a Jesús por Señor.

                 Preguntas y repaso

RESPONDE LAS SIGUIENTES PREGUNTAS

 

  1. ¿QUIÉN ES LA UNICA CABEZA DE LA IGLESIA? EXPLICALO.

  1. EXPLICA LA DIFERENCIA ENTRE LA IGLESIA UNIVERSAL Y LA IGLESIA LOCAL.

  1. LEE EN TU BIBLIA EFESIOS 4:11-16 Y ANOTALO DEBAJO.

 

Download PDF

Deja un comentario