34 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoLas señales de su venida (V) – Dolores de parto (5)

La mujer cuando da a luz, tiene dolores, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo (Juan 16:21,22)

         Cierta enseñanza placentera, al estilo de la generación del Estado del bienestar, han educado a muchos en nuestro tiempo a adquirir una conciencia escapista. Me explico. Nosotros no sufriremos. Las generaciones anteriores de cristianos sí, nosotros no. Israel sí. La iglesia no. Aunque el mensaje de Jesús sea: en el mundo tendréis aflicción, no lo hemos oído, tenemos comezón de oír, hemos adaptado nuestro oído a la comodidad de nuestras apetencias.

Estamos diseñados para eludir el sufrimiento. A nadie le gusta sufrir. Procuramos la comodidad. Aunque sabemos que vivimos en un mundo caído necesitado de redención final.  Con esto no estoy abogando por una conciencia fatalista, hay esperanza, Jesús dijo: pero confiad, yo he vencido al mundo. Lo cual no anula los tiempos de sufrimiento por diversos motivos, padecimientos por causa del evangelio.

No es para todos igual, ni en todos los lugares. Pero debemos estar preparados sabiendo que vivimos en un mundo incierto, inestable, movible, y si nos aferramos a esta vida terrenal la perderemos, pero si vivimos con la mirada puesta en el Autor de la vida, en las cosas de arriba, en el reino venidero, la ganaremos.

El corazón es engañoso y fácil de modelar hacia una conciencia de placer y bienestar, pero falsa. Dicen paz, paz, pero no hay paz. La violencia predomina. Nos queda el evangelio, que contiene esperanza, la gloriosa esperanza de su venida en poder y gloria para reinar en Jerusalén.

Ese día es anhelado por la misma creación, que ha sido sujetada a vanidad, esperando la manifestación gloriosa de los hijos de Dios. Primero gemidos (Rom.8:19-23). Y no solo gime la creación. Nosotros, los hijos de Dios, también, esperando la adopción, la redención de nuestros cuerpos de muerte para ser liberados de la esclavitud a la libertad gloriosa de hijos.

Algunos lo quieren ya aquí y ahora, pero es dar coces contra el aguijón. Ese diseño pertenece al siglo venidero, bajo el reinado del Mesías-Rey. Tenemos las primicias del Espíritu pero no la plenitud. En nuestro texto dice Jesús: Os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.

         Una de las señales inequívocas de su venida, con sus múltiples facetas, son los dolores de parto que anuncian el nacimiento de un nuevo día.

Download PDF

Deja un comentario