3 – El reino mesiánico

El reino mesiánicoIntroducción (III)

En el primer tratado, oh Teófilo, hablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y enseñar, hasta el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogido; a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios (Hechos 1:1-3)

         Hemos dicho que el reino de Dios aparece por toda la Escritura de principio a fin, aunque en ocasiones no hemos sabido identificarlo correctamente. También lo vemos en la vida de Jesús ampliamente.

Cuando el ángel anunció a María el nacimiento del hijo que había profetizado Isaías se le dijo lo siguiente: Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin (Lc.1:31-33). Cuando este niño creció y fue manifestado a Israel vino a Galilea predicando el evangelio del reino y dijo lo siguiente: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio (Mr.1:15). Luego enseñó y predicó ampliamente sobre este reino. Mostró las señales del reino de poder que anunciaba. El mismo dijo: Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios (Mt.12:28).

Después de resucitar, durante los cuarenta días que aún estuvo con los discípulos ¿de qué habló con ellos? del reino de Dios. Es lo que menciona el texto que tenemos para meditar. Y lo hizo durante cuarenta días. Por eso no era extraño que los mismos apóstoles le preguntaran poco después si restauraría el reino a Israel en ese tiempo (Hch.1:6).

Y una vez que fue alzado al cielo, los apóstoles y discípulos fueron por todo lugar anunciando el evangelio del reino y el nombre del rey: Jesucristo (Hch.8:12). El mismo libro de los Hechos termina con el apóstol Pablo en la habitación alquilada en Roma. Durante el tiempo que estuvo allí ¿a qué se dedicó? A predicar el reino de Dios y enseñar acerca del Señor Jesucristo. Y Pablo permaneció dos años enteros en una casa alquilada, y recibía a todos los que a él venían, predicando el reino de Dios y enseñando acerca del Señor Jesucristo, abiertamente y sin impedimento (Hch.28:30-31).

Por tanto, tenemos que el reino está presente de principio a fin en la vida de Jesús y su predicación, así como en las de los apóstoles.

         Con la llegada de Jesús al mundo el reino de Dios tomó una dimensión más amplia aunque no fuera aún en toda su plenitud. El volverá.     

Download PDF

Un comentario sobre “3 – El reino mesiánico

  1. Gracias ya lo voy copiando cada dia y si un dia me lo salto ya se buscar el del día anterior
    Muchas Gracias Hermano en Cristo por el trabajo y el seguimiento en el Señor, un abrazo

Deja un comentario