9 – ORANDO CON EL SALMISTA

Orando con el salmista - PortadaConsidera y respóndeme, oh Señor, Dios mío; ilumina mis ojos, no sea que duerma el sueño de la muerte (Salmos 13:3).

Nuestro hombre trae en este salmo una oración de urgencia e impaciencia. Cuatro veces ha preguntado al Señor ¿Hasta cuándo? Ha vivido la contrariedad, ha esperado en Dios, aunque la respuesta ha sido el silencio. Los enemigos se están enseñoreando de él, y una vez más, viene delante de Dios para que considere su situación y responda a su clamor. Sin embargo, en un giro de lucidez, piensa que tal vez el Señor le esté enviando la respuesta de una forma que él mismo no la ve, de ahí que pida iluminación para sus ojos, y no caiga en el sueño que conduce a la muerte.

Padre bueno, alumbra los ojos de nuestro entendimiento para que sepamos… Que Israel sepa, que nuestro país sepa, y nosotros sepamos, que la respuesta a todas nuestras necesidades está en Jesús, el Yo soy. Amén.

Download PDF

Deja un comentario