80 – EL HOMBRE CONDENADO

El hombre condenadoLos hijos de condenación (LXXII) – Babilonia (64)

Porque así ha dicho YHVH el Señor: He aquí que del norte traigo yo contra Tiro a Nabucodonosor rey de Babilonia, rey de reyes, con caballos y carros y jinetes, y tropas y mucho pueblo  (Ezequiel 26:7)

         Encontramos en esta profecía un enfrentamiento entre la Babilonia física, representada aquí por el rey Nabucodonosor, contra una hija espiritual de Babilonia como madre de todas las rameras en relación a la ciudad de Tiro, que mas adelante veremos representa el poder económico mundial y su sistema financiero a través del comercio de todo tipo.

Por tanto, podemos ver un enfrentamiento entre los ejércitos de Mesopotamia (simbolizados hoy por el islam), contra el poder económico mundial (representados hoy por la City de Londres, Wall Street y ciudades del sudeste asiático) encarnado en la ciudad de Tiro.

La palabra proviene del mismo Señor, diciendo: He aquí del norte traigo yo contra Tiro a Nabucodonosor. Nada ocurre sin el permiso soberano del Rey del universo. Se anuncia juicio sobre la ciudad fenicia a través del dominio de la misma Babilonia. Este juicio está recogido por diversos profetas.

Veamos. Y también, ¿qué tengo yo con vosotras, Tiro y Sidón, y todo el territorio de Filistea?… vendisteis los hijos de Judá y los hijos de Jerusalén a los hijos de los griegos, para alejarlos de su tierra (Joel 3:4-6). El Señor es celoso de su pueblo, está escrito que es la niña de sus ojos, por tanto, llega la hora de su juicio sobre aquellas naciones que pelean contra Israel y los planes de Dios en su restauración.

También lo vemos en el profeta Amós. Así ha dicho YHVH: Por tres pecados de Tiro, y por el cuarto, no revocaré su castigo; porque entregaron a todo un pueblo cautivo a Edom, y no se acordaron del pacto de hermanos. Prenderé fuego en el muro de Tiro, y consumirá sus palacios (Amós 1:9,10). Este pacto entre hermanos puede referirse a las alianzas que hicieron el rey de Tiro con el rey David y Salomón en el pasado (1 Reyes 5:2-6,15-18 y 9:11-14).

Pues bien, la infidelidad al pacto de Tiro sobre Israel fue recordado por el Señor, reprobando su actitud infiel. Vemos como se repite una y otra vez la trascendencia que tiene el trato dado a Israel por las naciones vecinas.

La política no pasa desapercibida para el Señor de toda la tierra. Jesús habló del juicio a todas las naciones por el trato dado a Israel (Mateo 25:31-46). «En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis». Es un principio espiritual ineludible. Lo cual no quita que el mismo Israel sea también juzgado por el Señor como hemos visto anteriormente.

         La Escritura no deja lugar a dudas: hay un juicio decretado sobre aquellas naciones que oprimen a Israel y pretenden destruirla.

Download PDF

2 comentarios sobre “80 – EL HOMBRE CONDENADO

    • Hola Gloria. Una pregunta interesante. Lo que puedo decir al respecto es lo siguiente:

      Alemania fue destruida en la Segunda Guerra Mundial. Trece años de Nazismo trajeron una gran devastación a la nación, además de una guerra mundial. Por otro lado, Alemania ha sido una de las naciones que después de la guerra ha indemnizado económicamente a Israel durante años (no sé si aún sigue haciéndolo) por los daños causados, así como el espolio que se hizo a los judíos alemanes en la época de Hitler. Yo no sé si delante del Señor ha sido restituido el dolor causado a su pueblo en el Holocausto, lo que sí sé es que hoy este país tiene una población musulmana amplísima que entre otras cosas ha llevado a cabo (no todos los musulmanes, claro) la violación de muchas de sus mujeres la pasada navidad. El pueblo alemán es muy laborioso y ha sabido reponerse a dos guerras mundiales. Por otro lado, de lo que no hay duda es que el Señor es justo vindicador de su pueblo y lleva a cabo sus juicios en los tiempos adecuados. Siempre habrá aspectos que se nos escapen, pero el principio sigue siendo inamovible, porque su palabra es eterna y permanece para siempre. El que bendice a Israel será bendecido, y el que lo maldice será maldecido; sigue siendo la niña de sus ojos, aunque esto no excluye los castigos a Israel que el Señor realiza cuando se aparta de sus caminos, la Biblia está llena de estas grandes verdades. Un abrazo

Deja un comentario