España roba donde los nacionalistas mienten

España nops robaLa mentira tiene las patas muy cortas, dice el refrán, aunque algunas de ellas persisten y le vuelven a crecer nuevas extremidades para echar a andar de nuevo. Es el caso del eslogan independentista sobre el robo a Cataluña. Es, además, perversa porque ha sido radicalmente al contrario, lo cual indigna más.

¿Sabías que en 1714 (fecha posterior al año de la «primera Diada» que supuestamente tuvo lugar en 1711) Barcelona era un pueblo de 37.000 habitantes? Por su parte Madrid tenía 120.000, y Cádiz, Sevilla o Bilbao duplicaban en riqueza a Cataluña. El comercio de Indias era monopolizado por los puertos antiguos del Reino, y Cataluña era una de las regiones más pobres de España.

Sin embargo, fueron los reyes Borbones, comenzando por Felipe V, los que hicieron del puerto de Barcelona el destino principal empobreciendo al resto y enriqueciendo a la ciudad Condal. En 50 años Barcelona cuadruplicó su población, que a finales del siglo XVIII tenía ya 130.000 habitantes, emergiendo Cataluña de la pobreza.

Fue un rey Borbón el que puso el comercio de esclavos, desde África a las Indias, en manos de la burguesía catalana en régimen de monopolio; y los ingentes beneficios de este vil comercio sirvieron para montar la incipiente industria textil catalana.

Fue un rey Borbón quien en el siglo XIX y XX protegió con aranceles la poca competitiva industria textil catalana en detrimento de los paños ingleses y flamencos, lo que sirvió para que los productos textiles catalanes fueran comprados por el resto de españoles a un precio superior y de inferior calidad, empobreciendo su economía y aumentando la catalana. Por otro lado, significó que a los productos castellanos que se importaban a Holanda e Inglaterra como la lana y el trigo se les aplicase los mismos aranceles y dejaran de venderse. Eso empobreció a las provincias exportadoras castellanas, mientras Cataluña seguía enriqueciendo a su costa.

Los catalanes compraban el trigo y la lana más baratos de las regiones castellanas, mientras que estos compraban los paños más caros a Cataluña. La consecuencia fue el empobrecimiento de Castilla y el enriquecimiento de Cataluña.

SEAT en MartorellIncluso después de la Guerra Civil, el Plan de Desarrollo de Franco invirtió el 40% del dinero del INI (Instituto Nacional de Industria) en Cataluña, con la factoria SEAT a la cabeza, el 20% en el País Vasco y otro 20% en Madrid. El  20% sobrante se invirtió en el resto de España. Las consecuencias fueron inmediatas. Un aumento de la emigración de las zonas más desfavorecidas de España hacia los centros industriales beneficiados.

La política arancelaria que beneficio especialmente a la burguesía catalana duró dos siglos permitiendo el despegue económico de Cataluña usado luego por el nacionalismo como arma arrojadiza y motivo de desprecio contra los “charnegos” venidos de muchos lugares de España. Cuando llegó el año 1898 y la Península perdió sus últimas colonias (Filipinas, Puerto Rico y Cuba), y con ello gran parte del negocio nacional en manos de la burguesía catalana, estos optaron por la traición del movimiento nacionalista separatista, primero como Estatuto, después como derecho a decidir para llegar a la independencia.

La historia es sabia y nos recuerda que gran parte de las mentiras de hoy fueron el beneficio de ayer. España en su conjunto permitió el enriquecimiento de Cataluña cuando no había nacionalismo y la patria era común. Luego el nacionalismo separatista despreció la verdad inicial para instalarse en la mentira continua.

Como dice el artículo de donde recojo gran parte de los datos aquí expuestos: «Ni en mil años pagarán los catalanes lo que el resto de España les ha dado».

Notas:

Los datos se encuentran en este artículo

https://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=5824

La UNESCO adjudica Hebrón al islam

Tumba de los patriarcas (2)El pasado día 7 de julio (además de celebrarse las fiestas de san Fermín) la UNESCO volvió a la «fiesta» de entregar a los palestinos el reconocimiento del casco antiguo de la ciudad de Hebrón como Patrimonio Mundial en «peligro de extinción». En la votación que realizó el comité de la UNESCO, doce estados votaron a favor de calificar el lugar como palestino, seis se abstuvieron y tres votaron en contra.

Una vez más estamos ante un atropello histórico y una vergonzosa actuación de ese organismo de la ONU que ha perdido su credibilidad mas elemental con esta resolución.

En Hebrón se encuentra la tumba de los patriarcas judíos. El libro de Génesis nos dice que fue comprada por Abraham para enterrar a Sara, su mujer. Luego en ese mismo lugar fueron enterrados Abraham, Isaac y Rebeca, Jacob y Lea. El texto de la compra que hizo el padre de la fe es el siguiente:

Entonces Abraham se convino con Efrón, y pesó Abraham a Efrón el dinero que dijo, en presencia de los hijos de Het, cuatrocientos siclos de plata, de buena ley entre mercaderes. Y quedó la heredad de Efrón que estaba en Macpela al oriente de Mamre, la heredad con la cueva que estaba en ella, y todos los árboles que había en la heredad, y en todos sus contornos, como propiedad de Abraham… Después de esto sepultó Abraham a Sara su mujer en la cueva de la heredad de Macpela al oriente de Mamre, que es Hebrón, en la tierra de Canaán. Y quedó la heredad y la cueva que en ella había, de Abraham, como una posesión para sepultura, recibida de los hijos de Het (Génesis 23:16-20).

Tenemos aquí la primicia de la heredad que el Eterno prometió a Abraham y su descendencia para siempre. La propiedad de la cueva de Macpela en Hebrón se convertía así en un símbolo de la tierra que Israel heredaría tiempo después. Allí fueron enterrados (no incinerados) los tres patriarcas de la nación hebrea con sus mujeres. Ese lugar fue un centro de culto judío hasta que les fue prohibida su entrada por los mamelucos en el siglo XIV. Fue recuperado unos 700 años después, cuando el ejército israelí liberó la ciudad en el año 1967 en la Guerra de los Seis Días.

Ahora la UNESCO entrega el lugar al islam en un intento más de islamizar la historia, despreciar las Sagradas Escrituras, negar la herencia judía de la tierra y escupir en los valores judeocristianos asentados en la Biblia. Todo ello ante el silencio de las autoridades religiosas de trasfondo cristiano. Un ejemplo más de la indiferencia, la cobardía y el retroceso en afirmar sus valores y el fundamento de su fe, ante el avance islamizador de Occidente. Tampoco he oído ni leído a los teólogos sistemáticos de la exégesis bíblica levantar su voz para denunciar un ataque más a la revelación divina.

APÉNDICE HISTÓRICO:

Hagamos un poco de historia. Hebrón es una ciudad cananea que se convirtió, durante el reinado del rey David hace 3000 años, en la capital del reino de Judá hasta la toma de Jerusalén. Después de la destrucción del primer templo en Jerusalén, la mayoría de los judíos de Hebrón fueron exiliados a Babilonia hacia 587 a.C. y los Idumeos se establecieron en la ciudad en su lugar. Cincuenta años más tarde, bajo el gobierno de los persas aqueménidas los judíos tuvieron el derecho de regresar a Hebrón. El reino judío de los Hasmoneos sometió la ciudad bajo Judas Macabeo en 167 a.C. y bajo el reino de Juan Hircano convirtió la mayoría de los Idumeos al judaísmo. Herodes el Grande, rey de Judea, él mismo de origen idumeo construyó el muro de protección que rodea todavía la Tumba de los Patriarcas. Durante la Primera Guerra Judeo-Romana, la ciudad fue conquistada por Simón Bar Giora, jefe de los sicarios. Hebrón estaba entonces bajo dominio romano y bizantino. El emperador Justiniano construyó una iglesia cristiana sobre el sitio de la Cueva de los Patriarcas en el siglo VI. En ese momento el Islam no existía. En el año 638, con la invasión árabe, la ciudad experimentó varias veces la coexistencia de una minoría judía junto a una mayoría musulmana. Hebrón hoy en día tiene más de 200.000 habitantes palestinos contra 850 israelíes concentrados en los alrededores del casco antiguo.

Europa vive al borde del suicidio demográfico

NatalidadLos síntomas de una sociedad decrépita y decadente suelen ser diversos y variados, poniendo de manifiesto la realidad de una enfermedad más profunda, que en el caso de Europa en su conjunto, −salvando siempre las excepciones honrosas a toda regla−, no es otra que la de una decadencia moral, ética, cultural, espiritual, social y política que se ramifica en muchos aspectos que sería muy largo detallar. Me referiré a uno de ellos: la demografía.

Los datos que conocemos son demoledores. Según el artículo de David Mandel en su Enfoque de 12 de mayo de 2017, la tasa de fertilidad necesaria para que la población de un país pueda mantenerse estable es de 2,1 hijos por mujer. Una tasa demográfica inferior a estos niveles produce una disminución del tamaño de su población y su envejecimiento. Según los datos recogidos en el artículo mencionado los índices de fertilidad en algunos de los países europeos son estos:

Gran Bretaña 1.89

Alemania 1.5

Holanda 1.7

Francia 2.07

Suecia  1.88

España 1,33

Nuestro país está a la cola de forma alarmante. Además debemos tener en cuenta que una parte de esas estadísticas tiene que ver con la población emigrante, en su mayoría musulmana, que mantienen unos índices de fertilidad muy elevados.

A estos datos, ya de por sí, negativos, debemos añadir que una gran parte de los líderes actuales de las naciones europeos son personas sin hijos, cuya proyección termina en ellos mismos. Las personas, incluyendo a los políticos, que no tienen hijos, no mantienen, por definición,  interés personal en el futuro, lo cual no es generalmente el caso de personas con hijos y nietos.

Teresa May, primer ministro de Gran Bretaña, no tiene hijos. Tampoco los tienen la señora Ángela Merkel, canciller de Alemania; ni Mark Rutte, primer ministro de Holanda; ni Emmanuel Macron, presidente electo de Francia; ni Stefan Lofven, primer ministro de Suecia. Preocupante.

Natalidad (2)Para que una población con índices de natalidad tan bajos se mantenga estable es necesaria la inmigración como respuesta a corto plazo. Esta parece ser la solución por la que están optando nuestros políticos. A la vez tenemos leyes contrarias a la familia natural; no se incentiva la procreación sino el aborto; no se favorece la estabilidad de la familia como eje vertebrador de la sociedad, sino que se han incentivado normas con otro tipo de familia que no pueden mantener los niveles de crecimiento demográfico, por todo ello, estamos ante un desafío de proporciones imprevistas.

Hemos sustituido los valores judeocristianos, por el hedonismo que tiene como norma la autorrealización personal, el amor a sí mismo, la huida del esfuerzo, el sacrificio y la auto negación en favor de la siguiente generación. Si a ello le sumamos una emigración descontrolada que trae consigo una cultura y religión incompatible con los valores de libertad y democracia, estamos ante un panorama incierto en gran manera.

La verdad siempre nos hará libres, pero la verdad hay que reconocerla, asimilarla y defenderla para que pueda sustentar un modo de vida dispuesto a cambios orientados en pro de la siguiente generación. La verdad también pone en evidencia nuestros pecados de soberbia, altivez y egoísmo que necesitan de un cambio de rumbo drástico; así como una determinación que no acepte la amenaza de lo políticamente correcto. Que la misericordia del Dios de Israel nos asista.

Jerusalén fue reunificada hace 50 años

Jerusalén panorámica

En estos días Israel está celebrando los 50 años de la reunificación de la ciudad de Jerusalén, su capital eterna. Fue en la Guerra de los Seis Días (junio 1967) cuando se logró. Hasta ese momento (1948-1967) estuvo en manos del gobierno jordano, y los judíos tenían prohibida la entrada a sus lugares santos en la ciudad.

Aprovechando el acontecimiento, me gustaría recordar algunos hechos relacionados con la ciudad. Una ciudad única por el pasado y el futuro que tiene señalado en la profecía.

  1. Jerusalén fue atacada en 52 ocasiones, capturada y recapturada 44 veces, sitiada 23 veces, y destruida en dos ocasiones (año 586 a.C. y 70 d.C.) en el curso de los últimos 3.000 años.
  2. El significado del nombre de Jerusalén tiene dos partes: yirá y shalem, que significa «visión de paz». Otros lo traducen como «casa de paz».
  3. Abraham ofreció en el monte Moriah (Jerusalén) el sacrificio de Isaac.
  4. Jacob tuvo su sueño de la escalera que subía al cielo en Jerusalén.
  5. Fue conquistada por el rey David a los jebuseos en el año 1.000 a.C. En ella estaba la fortaleza de Sion, siendo declarada capital del reino de Israel.
  6. En Jerusalén se construyó el templo de Salomón.
  7. Allí se reconstruyó el segundo templo en los días de la restauración (Zorobabel, Esdras, Nehemías); y fue restaurado y ampliado por el rey Herodes en el siglo I a.C.
  8. Jesús fue circuncidado y presentado ante el Señor en el templo de Jerusalén según se enseña en la Tora.
  9. Jesús estuvo múltiples ocasiones en el templo de Jerusalén.
  10. Jesús oró y lloró por la ciudad de Jerusalén.
  11. Jesús profetizó su caída en el año 70 a manos de los romanos.
  12. Jesús oró en el monte de Getsemaní, frente a la ciudad.
  13. Jesús fue crucificado en la ciudad de Jerusalén.
  14. Jesús murió en Jerusalén.
  15. Jesús resucitó en Jerusalén y se presentó a muchos testigos.
  16. Jesús subió al cielo, y se sentó a la diestra del Padre, desde la ciudad de Jerusalén.
  17. El Espíritu Santo fue derramado sobre los discípulos el día de Pentecostés (Shavuot) en la ciudad de Jerusalén.
  18. Desde esta ciudad se dio inicio a la predicación del evangelio a todas las naciones.
  19. A esta ciudad volverá el Mesías, poniendo sus pies en el Monte de los Olivos, para establecer el reino mesiánico y milenial.
  20. En la actualidad es la capital de Israel, aunque no hay ni una sola embajada extranjera en su suelo.
  21. Es la ciudad más grande de Israel en población y superficie (760.000 habitantes; de los cuales el 64% son judíos, el 33% musulmanes y el 2% cristianos).
  22. La Ciudad Vieja de Jerusalén está dividida en cuatro partes: el Cuarto musulmán, el Cuarto cristiano, el Cuarto judío, y el Cuarto armenio.
  23. El nombre de Jerusalén no se menciona ni una sola vez en el Corán, aunque el islam la denomina su tercera ciudad más sagrada.
  24. El nombre de Jerusalén aparece en la Biblia más de 700 veces.

No hay otra ciudad en el mundo que tenga la historia, ni la trascendencia que esta ciudad. Por ella han pasado distintos imperios; dominada en múltiples ocasiones; pero su florecimiento siempre ha estado vinculado al pueblo judío. Hoy la UNESCO pretende romper ese vínculo con resoluciones amparadas en mentiras históricas y de intereses relacionados con los países musulmanes.

Los profetas de Israel han anunciado con profusión de mensajes la trascendencia de esta ciudad en los propósitos divinos del Eterno. Se le llama la ciudad del gran Rey, la ciudad de nuestro Dios, hermosa provincia, el gozo de toda la tierra (Sal.48:1-2), porque no en vano está anunciado que en ella se levantará el trono de David en la figura del Mesías, desde donde reinará y bendecirá a todas las naciones. ¡El gozo de toda la tierra! También será piedra pesada para quienes se levanten contra ella (Zac. 12:3).

Se nos pide que oremos por la paz de Jerusalén, sean prosperados los que te aman (Sal.122:6). Los que os acordáis de YHVH, no reposéis, ni le deis tregua, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en la tierra (Isaías 62:6,7).

El islam no es una religión

El islam no religiónEl islam no es una religión [1]

Según la definición que Occidente hace de la religión el islam no lo es. La definición occidental de religión está en armonía con los valores bíblicos de los derechos humanos, derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad, además de que todos los seres humanos son creados iguales ante la ley.

Si consideramos estos valores y los comparamos con los islámicos vemos que:

  1. Los ciudadanos musulmanes tienen derecho a castigar de forma humillante, severa y cruel a quienes pecan contra Alá, el Corán o el islam. Esos castigos pueden ir desde la flagelación, la amputación y la muerte. Y si el gobierno islámico no aplica esos castigos, cualquier musulmán tiene el derecho de hacerlo y quedar impune.
  2. Ser musulmán no es una relación personal con Dios, como si enseña la Biblia, sino que es más bien una ley que aplica el Estado desde el mismo momento de nacer.
  3. La ley y los líderes islámicos dependen de que el Gobierno obligue a su cumplimiento –so pena de muerte− para mantener a los musulmanes dentro del islam y convertir a la minoría de la población cristiana al islam. La sharia permite a la población recurrir a la fuerza para derrocar al jefe del Estado.
  4. El islam afirma ser una religión abrahámica pero, en realidad, el islam llegó al mundo 600 años después de Cristo, no para confirmar el mensaje de la Biblia, sino para desacreditarla; no para coexistir pacíficamente con las «Gentes del Libro». El islam se creó como una rebelión contra la Biblia y sus valores, es otra ley, y recurre a la aplicación gubernamental para hacerlo

Oriana_Fallaci_11Lo que las autoridades europeas y occidentales no entienden es que el islam admite que el control del gobierno es esencial para el islam, y que los musulmanes exigirán, más pronto o más tarde, vivir bajo un gobierno islámico.

El islam, tal como se practica hoy en día, pretendiendo el regreso a la pureza doctrinal de sus inicios, ha transgredido todas las definiciones occidentales del término «religión» y «valores».

El islam político y jurídico (sharia) es mucho más que una religión, es un sistema integral diseñado para someter a la persona y las naciones llevándolas a una sumisión completa al dictado de leyes totalitarias.

Notas:

[1] – Gran parte de la información de este artículo ha sido tomado de la autora egipcia Nonie Darwish, y su artículo titulado «Definir la religión»

Israel ha sido reprendida 422 veces en la ONU

ONU y antisemitismoEn un estudio de la Cesifo, institución alemana dedicada a realizar estudios sobre economía y política internacional, se han analizado todas las resoluciones de la ONU en el periodo comprendido entre enero de 1990 y junio de 2013. El resultado ha sido el siguiente:

Durante ese periodo, «Israel fue objeto de reprensión por parte de la ONU en 422 ocasiones, mientras que los demás países en su conjunto sólo recibieron 295 resoluciones negativas. Para hacerse una idea de la fijación de la ONU con el Estado judío, baste saber que el siguiente país en número de resoluciones en contra es Sudáfrica, con 59, y eso teniendo en cuenta que en los dos primeros años que comprende este estudio aún funcionaba el régimen del apartheid. Más abajo figuran Corea del Norte, con 38 menciones negativas en las resoluciones del Consejo de Seguridad, e Irán, con tan solo 21. A lo largo de esos veintitrés años, Israel recibió como promedio el 65% de todas las condenas anuales expresadas en las distintas resoluciones de la ONU. Ningún otro país, incluidas dictaduras tan terribles como la cubana o la norcoreana, llegó siquiera a acumular un 5% de reprimendas» [1].

Esta proporción vergonzosa pone de manifiesto la fijación sectaria de este organismo contra Israel; así como el incremento de oposición contra Israel de las naciones del mundo, tal y como revela la Escritura en la antesala de los tiempos finales.

En el citado artículo también se expresa que «en ese mismo periodo el Estado judío se retiró de Gaza y el Líbano, firmó la paz con Jordania y contribuyó decisivamente a la creación de la Autoridad Palestina, una serie de decisiones con las que los Gobiernos de Israel tomaron medidas dolorosas para tratar de forjar una paz duradera con sus vecinos».

Como diría el Mesías de Israel: «El que lee, entienda» (Mateo 24:15).

Notas:

[1] – Sacado del artículo de Pablo Molina titulado: La israelofobia de la ONU.

http://www.libertaddigital.com/opinion/pablo-molina/la-israelofobia-de-la-onu-en-datos-81718/

¿El 20% de la población de Israel es árabe?

Knesset¿El 20% de la población de Israel es árabe?

         Sí, de los algo más de ocho millones de habitantes del Estado de Israel, el 20% son árabes. Tienen representación en la Knesset (Parlamento judío). En las últimas elecciones se agruparon en un solo partido y han conseguido 13 parlamentarios. Muchos de ellos son realmente enemigos de Israel que maquinan contra su desarrollo.

         Estos árabes con nacionalidad israelí que han recibido todo a cambio de nada odian a Israel porque pueden expresar su odio libremente, algo que no pueden hacer en Siria, Irak, Egipto o Marruecos.

          Sin embargo, no hay ningún país musulmán de Oriente Medio (ni en el resto del mundo islámico) donde haya partidos políticos que representen los intereses de los judíos. En muchas de esas naciones tienen vetada su entrada al país. Por otro lado, el futuro estado palestino que anuncian sus representantes ya han dicho que será un estado sin judíos, pero Israel sigue siendo acusado de Estado apartheid. Insólito.

Emigrantes musulmanes en Alemania¿Más de 400 migrantes en Alemania están vinculados con el terrorismo islámico?

         Más de 400 migrantes que entraron en Alemania como solicitantes de asilo en 2015 y 2016 están siendo investigados por posibles vínculos con el terrorismo islámico, según la oficina Federal de Investigación Criminal.

         Estas revelaciones se han producido al mismo tiempo que se acusa al presidente de EE.UU. por sus decisiones de suspender la inmigración de algunos países concretos hasta que se disponga de mecanismos adecuados para vetar su entrada al país.

         A principios de 2015 las agencias de inteligencia americanas advirtieron a las autoridades alemanas de que yihadistas del Estado Islámico que se hacían pasar por migrantes estaban abriéndose paso a través del sur de Europa con el objetivo de llegar a Alemania. Las advertencias fueron ignoradas, y en el verano de 2015 las autoridades alemanas permitieron que miles de migrantes, muchos de ellos sin documentación, entraran en Alemania sin pasar un control de seguridad.

        Emigrantes en Alemania (2) El 13 de noviembre de 2015, yihadistas del Estado Islámico, de los cuales la mayoría habían entrado en Europa haciéndose pasar por migrantes, cometieron la cadena de atentados en París donde murieron 137 personas y casi 400 resultaron heridas.

         Hasta 2016 no se empezó a poner el foco en la verdadera dimensión del problema alemán con los yihadistas que se hacen pasar por migrantes, los datos son múltiples y no admiten duda de las verdaderas intenciones de los infiltrados.

         Sin embargo, siguen las manifestaciones en favor de la llegada masiva de emigrantes a las costas europeas sin más. Se pide una acogida sin condiciones, mientras a los países ricos del Golfo, árabes y musulmanes, no se les exige ninguna responsabilidad en este drama humano. Drama producido por las guerras originadas por países musulmanes.

¿Qué significa el término la fatah?

ArabeHay un término musulmán denominado fatah que identifica una parte de la estrategia islámica más sutil que la denominada Yihad.

Este término significa infiltración, colarse en un país en número suficiente como para que su cultura e identidad sea afectada. Significa aprovechar las leyes tolerantes, y unas políticas pasivas en la implantación del islam en estas sociedades.

         En los países donde la estrategia militar fracasa, los métodos más lentos, sistemáticos e implacables de la fatah mediante la demografía consiguen la conquista de países enteros. Por ejemplo. En Francia se está produciendo una revolución demográfica. Algunos expertos predicen que en el año 2040 el 80% de sus habitantes serán musulmanes. De esta forma, la mayoría musulmana acabará controlando el comercio, la industria, la enseñanza y la religión. Dominarán el gobierno, ocupando los puestos clave del Parlamento francés, cuyo presidente sería musulmán.

         Esto no es ciencia ficción, está ocurriendo delante de nuestras narices, aquí al lado, en el territorio de nuestros vecinos franceses. Pero no solo en Francia, sino que lo mismo está ocurriendo en Alemania, Holanda, Reino Unido, España, y todo ello mediante una estratagema callada pero eficaz de conquista mediante una quinta Columba introducida para debilitar desde dentro y socavar las leyes, valores y forma de vida de esos países, implantando una nueva ley, la sharía islámica, como está profetizado en Daniel 7:24,25. Esta es la estrategia islámica, nacida del abismo, ¿cuál debe ser la respuesta de los redimidos del Señor que son sal y luz en la tierra donde viven?

lA GRACIANecesitamos gobiernos con hombres justos, temeroso de Dios y apartados del mal; para ello la iglesia del Señor debe tener como una de sus prioridades orar por los gobernantes y aquellos que están en eminencia, para que podamos vivir quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad. Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador, el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad (1Tim.2:1-3). Para que esto pueda realizarse es necesario predicar el evangelio, y que esta predicación se lleve a cabo en condiciones favorecidas por gobiernos amantes de la libertad de expresión.

La tierra de Israel fue dada para siempre

Eretz IsraelLa Escritura no deja lugar a dudas: Dios es fiel en cumplir sus promesas, ha dicho «Sí y amén», por tanto están selladas. Dios no cambia, ni hay sombra de variación en Él. Es poderoso para cumplir lo que ha prometido.

         Todo ello es comprendido perfectamente por cualquier cristiano que tenga la Biblia como su base de fe y conducta. Sin embargo, cuando hablamos de Israel y las promesas que Dios le ha hecho parece que nuestra teología sufre una alteración misteriosa, padece una metamorfosis incomprensible que nos permite poner en duda lo que ha salido de la boca de Dios y seguir confesando que nuestra fe se fundamenta en la revelación escrita.

         Pondré por ejemplo las promesas del Señor de darle la tierra de Canaán a Abraham y su descendencia para siempre, esa tierra que ha sido mancillada en tantas ocasiones en la historia por las naciones gentiles, que incluso han cambiado su nombre (también en la mayoría de los mapas que aparecen en nuestras Biblias donde se le denomina Palestina), y hoy sigue siendo motivo de conferencias mundiales para dividirla ignorando las Escrituras y el poder soberano de Dios.

         El hecho de que en distintos momentos de la historia el Señor del Universo haya enviado a su pueblo Israel al exilio o la diáspora, no significa que su palabra dejó de tener vigencia, puesto que todos los profetas de Israel anunciaron días de restauración para su pueblo, y esa restauración tiene un lugar geográfico indiscutible: Eretz Israel, la tierra de Israel. Hoy vivimos esos días de restauración, tiempos siempre de oposición para tratar de impedir su cumplimiento profético, por ello debemos alinearnos con la palabra de Dios en nuestras oraciones. Si Israel es restaurado plenamente las naciones del mundo serán bendecidas, esa es la promesa de Dios a Abraham, mediante el Mesías.

         Os dejo algunas de las promesas de Dios sobre la indiscutible promesa de darle a Israel la tierra que prometió a su amigo Abraham. Dios no ha cambiado. Observa que hay una promesa de bendición a todas las naciones cuando Israel está en la tierra que le ha sido prometida. Que Israel more en su tierra libera la bendición de Dios a todas las demás naciones. Piensa…

 

Eretz Iszrael (2)ALGUNOS TEXTOS EN LOS QUE SE PROMETE LA TIERRA A ABRAHAM, ISAAC Y JACOB PARA SIEMPRE.

1Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. 2Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. 3Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. 4Y se fue Abram, como Jehová le dijo; y Lot fue con él. Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. 5Tomó, pues, Abram a Sarai su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y todos sus bienes que habían ganado y las personas que habían adquirido en Harán, y salieron para ir a tierra de Canaán; y a tierra de Canaán llegaron. 6Y pasó Abram por aquella tierra hasta el lugar de Siquem, hasta el encino de More; y el cananeo estaba entonces en la tierra. 7Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido (Génesis, 12).

14Y Jehová dijo a Abram, después que Lot se apartó de él: Alza ahora tus ojos, y mira desde el lugar donde estás hacia el norte y el sur, y al oriente y al occidente. 15Porque toda la tierra que ves, la daré a ti y a tu descendencia para siempre. 16Y haré tu descendencia como el polvo de la tierra; que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada. 17Levántate, ve por la tierra a lo largo de ella y a su ancho; porque a ti la daré. 18Abram, pues, removiendo su tienda, vino y moró en el encinar de Mamre, que está en Hebrón, y edificó allí altar a Jehová (Génesis, 13).

7Y le dijo: Yo soy Jehová, que te saqué de Ur de los caldeos, para darte a heredar esta tierra… 18En aquel día hizo Jehová un pacto con Abram, diciendo: A tu descendencia daré esta tierra, desde el río de Egipto hasta el río grande, el río Éufrates; 19la tierra de los ceneos, los cenezeos, los cadmoneos, 20los heteos, los ferezeos, los refaítas, 21los amorreos, los cananeos, los gergeseos y los jebuseo (Génesis, 15).

8Y te daré a ti, y a tu descendencia después de ti, la tierra en que moras, toda la tierra de Canaán en heredad perpetua; y seré el Dios de ellos (Génesis, 17).

1Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. 2Y se le apareció Jehová, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. 3Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre. 4Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras; y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente (Génesis, 26).

4y te dé la bendición de Abraham, y a tu descendencia contigo, para que heredes la tierra en que moras, que Dios dio a Abraham…  12Y soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella. 13Y he aquí, Jehová estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy Jehová, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti y a tu descendencia. 14Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y en tu simiente. 15He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho (Génesis, 28).

12La tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra (Génesis, 35).

3y dijo a José: El Dios Omnipotente me apareció en Luz en la tierra de Canaán, y me bendijo, 4y me dijo: He aquí yo te haré crecer, y te multiplicaré, y te pondré por estirpe de naciones; y daré esta tierra a tu descendencia después de ti por heredad perpetua21Y dijo Israel a José: He aquí yo muero; pero Dios estará con vosotros, y os hará volver a la tierra de vuestros padres. 22Y yo te he dado a ti una parte más que a tus hermanos, la cual tomé yo de mano del amorreo con mi espada y con mi arco (Génesis, 48).

13pues lo llevaron sus hijos a la tierra de Canaán, y lo sepultaron en la cueva del campo de Macpela, la que había comprado Abraham con el mismo campo, para heredad de sepultura, de Efrón el heteo, al oriente de Mamre… 24Y José dijo a sus hermanos: Yo voy a morir; mas Dios ciertamente os visitará, y os hará subir de esta tierra a la tierra que juró a Abraham, a Isaac y a Jacob (Génesis, 50).

1Jehová respondió a Moisés: Ahora verás lo que yo haré a Faraón; porque con mano fuerte los dejará ir, y con mano fuerte los echará de su tierra. 2Habló todavía Dios a Moisés, y le dijo: Yo soy JEHOVÁ. 3Y aparecí a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, mas en mi nombre JEHOVÁ no me di a conocer a ellos. 4También establecí mi pacto con ellos, de darles la tierra de Canaán, la tierra en que fueron forasteros, y en la cual habitaron. 5Asimismo yo he oído el gemido de los hijos de Israel, a quienes hacen servir los egipcios, y me he acordado de mí pacto. 6Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto, y os libraré de su servidumbre, y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes; 7y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios, que os sacó de debajo de las tareas pesadas de Egipto. 8Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ. 9De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre. 10Y habló Jehová a Moisés, diciendo: 11Entra y habla a Faraón rey de Egipto, que deje ir de su tierra a los hijos de Israel (Éxodo, 6).

5Y cuando Jehová te hubiere metido en la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del heveo y del jebuseo, la cual juró a tus padres que te daría, tierra que destila leche y miel, harás esta celebración en este mes (Éxodo, 13).

8Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, que les daría a ellos y a su descendencia después de ellos (Deuteronomio, 1).

7Y llamó Moisés a Josué, y le dijo en presencia de todo Israel: Esfuérzate y anímate; porque tú entrarás con este pueblo a la tierra que juró Jehová a sus padres que les daría, y tú se la harás heredar… 20Porque yo les introduciré en la tierra que juré a sus padres, la cual fluye leche y miel; y comerán y se saciarán, y engordarán; y se volverán a dioses ajenos y les servirán, y me enojarán, e invalidarán mi pacto. 21Y cuando les vinieren muchos males y angustias, entonces este cántico responderá en su cara como testigo, pues será recordado por la boca de sus descendientes; porque yo conozco lo que se proponen de antemano, antes que los introduzca en la tierra que juré darles. 22Y Moisés escribió este cántico aquel día, y lo enseñó a los hijos de Israel. 23Y dio orden a Josué hijo de Nun, y dijo: Esfuérzate y anímate, pues tú introducirás a los hijos de Israel en la tierra que les juré, y yo estaré contigo (Deuteronomio, 31).

1Aconteció después de la muerte de Moisés siervo de Jehová, que Jehová habló a Josué hijo de Nun, servidor de Moisés, diciendo: 2Mi siervo Moisés ha muerto; ahora, pues, levántate y pasa este Jordán, tú y todo este pueblo, a la tierra que yo les doy a los hijos de Israel. 3Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie. 4Desde el desierto y el Líbano hasta el gran río Éufrates, toda la tierra de los heteos hasta el gran mar donde se pone el sol, será vuestro territorio. 5Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo; no te dejaré, ni te desampararé. 6Esfuérzate y sé valiente; porque tú repartirás a este pueblo por heredad la tierra de la cual juré a sus padres que la daría a ellos… 11Pasad por en medio del campamento y mandad al pueblo, diciendo: Preparaos comida, porque dentro de tres días pasaréis el Jordán para entrar a poseer la tierra que Jehová vuestro Dios os da en posesión. 12También habló Josué a los rubenitas y gaditas y a la media tribu de Manasés, diciendo: 13Acordaos de la palabra que Moisés, siervo de Jehová, os mandó diciendo: Jehová vuestro Dios os ha dado reposo, y os ha dado esta tierra. 14Vuestras mujeres, vuestros niños y vuestros ganados quedarán en la tierra que Moisés os ha dado a este lado del Jordán; mas vosotros, todos los valientes y fuertes, pasaréis armados delante de vuestros hermanos, y les ayudaréis, 15hasta tanto que Jehová haya dado reposo a vuestros hermanos como a vosotros, y que ellos también posean la tierra que Jehová vuestro Dios les da; y después volveréis vosotros a la tierra de vuestra herencia, la cual Moisés siervo de Jehová os ha dado, a este lado del Jordán hacia donde nace el sol; y entraréis en posesión de ella (Josué, 1).

3Y yo tomé a vuestro padre Abraham del otro lado del río, y lo traje por toda la tierra de Canaán, y aumenté su descendencia, y le di Isaac…   8Yo os introduje en la tierra de los amorreos, que habitaban al otro lado del Jordán, los cuales pelearon contra vosotros; mas yo los entregué en vuestras manos, y poseísteis su tierra, y los destruí de delante de vosotros… 13Y os di la tierra por la cual nada trabajasteis, y las ciudades que no edificasteis, en las cuales moráis; y de las viñas y olivares que no plantasteis, coméis (Josué, 24).

Porque Jehová ha elegido a Sion;

La quiso por habitación para sí.

Este es para siempre el lugar de mi reposo;

Aquí habitaré, porque la he querido.

Bendeciré abundantemente su provisión;

A sus pobres saciaré de pan.

Asimismo vestiré de salvación a sus sacerdotes,

Y sus santos darán voces de júbilo.

Allí haré retoñar el poder de David;

He dispuesto lámpara a mi ungido.

A sus enemigos vestiré de confusión,

Más sobre él florecerá su corona (Salmo, 132:13-18).

 

La conferencia de París pretende dividir Israel

Torre Eiffel (3)En pocos días, exactamente este próximo domingo día 15 de enero, se reunirán más de setenta naciones en París, en una conferencia que han llamado de paz, pero que en su orden del día está la intención de forzar a Israel a aceptar condiciones sobre la división de su tierra impuesta desde la comunidad internacional, sin las negociaciones directas entre la Autoridad palestina y el gobierno de Israel. Por ello, y ante los momentos proféticos y críticos que estamos viviendo he propuesto llamar a todos aquellos hermanos que comprenden el conflicto que se está desarrollando y las consecuencias mundiales que se derivan de él, a unirnos en días de humillación, oración y ayuno, cuyos aspectos mas relevantes recojo en los dos siguientes artículos.

Ante la «conferencia de paz» en Paris

Propongo:

         Unirnos en oración y ayuno los próximos días por la llamada «Conferencia de paz» del domingo día 15 de enero. Lo que en realidad pretenden las 70 naciones que asistirán (no habrá representaciones del gobierno Israelí ni de la Autoridad palestina) es dividir la tierra de Israel en dos estados con el vano intento de conseguir la paz en la zona.

         Setenta naciones del mundo quieren oponerse a la palabra de los profetas de Israel, y el pacto que el Eterno hizo con Abraham de darle la tierra a su descendencia para siempre.

         El gobierno hebreo teme que esta conferencia fuerce nuevas sanciones y medidas contra Israel, después de las recientes resoluciones en la UNESCO y la ONU contra el estado judío, en un intento manifiesto de islamizar Jerusalén, borrando todo vestigio de historia judía en la zona, y por añadidura del cristianismo. El ministro de defensa de Israel ha dicho que «se trata de la cumbre de un moderno juicio de Dreyfus. El acusado, en lugar de ser un solo judío, será toda la nación israelí»; se refiere al famoso «affaire Dreyfus» que degeneró en un impulso del antisemitismo.

         Además tenemos a la casi extinta administración Obama queriendo dejar su sello islamista en apoyo a la causa palestina y contraria a Israel, como ya se ha hecho palpable en la resolución 2334 de la ONU del pasado día 23 de diciembre, sobre los llamados «asentamientos», una farsa más de quienes pelean contra la verdad revelada.

         En definitiva, estamos ante una conferencia que puede marcar una hoja de ruta que ponga a muchas naciones ante el juicio de Dios que recae entre quienes reparten «mi tierra», y echan suertes sobre «mi pueblo». Así está escrito en el libro del profeta Joel:

                Porque he aquí que en aquellos días, y en aquel tiempo en que haré volver la cautividad de Judá y de Jerusalén, reuniré a todas las naciones, y las haré descender al valle de Josafat, y allí entraré en juicio con ellas a causa de mi pueblo, y de Israel mi heredad, a quien ellas esparcieron entre las naciones, y repartieron mi tierra; y echaron suertes sobre mi pueblo… (Joel 3:1-3).

         Observa que aunque estos sucesos están relacionados con el tiempo del fin, el juicio del Señor contra las naciones es por haber esparcido a Israel, repartir su tierra y echar suertes sobre el pueblo del Señor. Exactamente lo que pretende esta conferencia el día 15 de enero en Paris.

         El salmista nos recuerda en el Salmo 2 que se levantan los reyes y las naciones de la tierra contra el Señor, contra el Mesías y contra Sión/Jerusalén; pero Él se reirá de ellos, hablará en su furor y los turbará con su ira.

         También el salmista nos descubre en el Salmo 83 las estratagemas de los enemigos de Israel. Han consultado astuta y secretamente contra su pueblo. Han entrado en consejo contra tus protegidos (83:3). Se confabulan contra el Señor en la persona del Estado de Israel, han hecho alianza para oponerse al cumplimiento del plan eterno de Dios revelado por sus profetas, con Jerusalén como eje de sus ataques (83:4,5). Hoy están confabulados casi todos los organismos mundiales contra Israel. La Liga árabe; la ONU con un porcentaje amplísimo de naciones islámicas que siempre votan contra la única democracia en Oriente Medio; la UNESCO; la CEE (Comunidad Económica Europea) que es una de las entidades que mantiene económicamente la estrategia palestina de desgastar a Israel; el BDS (Boicot, Desinversión y Sanciones) con su presión sobre las empresas israelíes escondiendo el antisemitismo de siempre y la estrategia de aniquilación ancestral de Israel. Me recuerda que «el mundo entero está bajo el maligno», pero hay quienes son de Dios (1 Juan 5:18).

ISRAEL ENTRE PAÍSES ISLÁMICOSHay unas 22 naciones musulmanas alrededor del minúsculo estado de Israel que tienen como objetivo prioritario su aniquilación, por el único motivo de estar en medio de la tierra del islam, un aviso inequívoco de que los profetas de Israel estaban en lo cierto y su restauración en la tierra prometida es un hecho insoportable para la cosmovisión coránica. Pero una vez «aniquilada» Israel, el siguiente paso en la agenda islámica es el exterminio (ya ha comenzado en Oriente Medio) de los cristianos para imponer su gobierno mundial bajo su falso mesías llamado en la ideología islámica «el Magdi».

         La voz profética de Isaías anuncia la voluntad del Eterno Dios y único Dios, el Dios de Israel y los cristianos genuinos, diciendo: «Por amor de Sión no callaré, y por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que salga como resplandor su justicia, y su salvación se encienda como una antorcha» (62:1). Y después anuncia que ha puesto guardas sobre sus muros, para que todo el día y toda la noche no callen jamás, hasta que restablezca a Jerusalén, y la ponga por alabanza en la tierra (62:6,7).

         Levantémonos, entonces, en favor de Jerusalén en estos días de confabulación de las naciones para dividir la tierra, echar a los judíos de su heredad y expandir el totalitarismo islámico, la gran sumisión al poder del tirano. Eso y mucho más es lo que está en juego en estos días ante nuestros ojos.

Por tanto, como nos enseña el apóstol de los gentiles, debemos conocer el tiempo, y levantarnos del sueño, porque ahora está más cerca nuestra salvación que cuando creímos (Rom. 13:11-14). Vistámonos las armas de la luz orando y ayunando para que el Señor confunda las maquinaciones de las naciones en la próxima conferencia de París.

Escoge un día a partir de mañana (miércoles 11/1/2017) para ayunar y orar por Israel hasta el domingo día 15 que comenzará la conferencia en París.

POR ISRAEL – Oración y ayuno

the-power-of-prayerAnte la conferencia de paz en París… 

         Como sabéis por otro artículo publicado en esta misma página web, el próximo domingo día 15 de enero se celebrará una «conferencia de paz» en París, para tratar el conflicto árabe-israelí.

         He sido movido a proponer un día de ayuno y oración para humillarnos delante del Señor con el fin de que nuestros gobernantes no adopten una postura contraria a su voluntad. Varios hermanos ya me han comunicado que ayunarán estos días. El tema que abordarán es altamente sensible por múltiples motivos, yo me centraré en los puramente espirituales que emanan de la revelación en las Escrituras.

         Hay demasiados «comunicadores», políticos, y gobernantes que abordan este espinoso tema sin la luz que brota de los pensamientos de Dios, por ello, la iglesia del Señor debe alzar su voz para echar luz en la medida que hayamos recibido luz en este caso. La lámpara que nos alumbra en medio de los lugares oscuros en los que estamos viviendo en la actualidad es siempre su Palabra, aquella que es lámpara a nuestros pies y lumbrera en nuestro camino.

         Los que creemos en la Biblia como la palabra de Dios, entendemos que hay suficiente base bíblica para saber que la tierra que llamamos «prometida», lo fue, sí, fue prometida mediante un pacto a Abraham y su descendencia para siempre; y sabemos que Dios no cambia, ni hay sombra de variación en Él. Por tanto, a pesar de la complejidad de este conflicto que dura décadas (o si queremos siglos), la Palabra de Dios sigue siendo la misma y  no ha cambiado.

       Torre Eiffel (2)  La conferencia de París está diseñada por naciones europeas, especialmente Francia, que pretenden forzar a Israel y los palestinos a aceptar las medidas que se adopten en ella. Como quiera que las naciones del viejo continente se han arrogado un papel que no les corresponde, creemos que han entrado en un terreno que puede tener consecuencias dramáticas para la historia posterior de estas naciones. Por ello, estamos en nuestra obligación de ponernos en la brecha en favor de la tierra, para apartar el juicio que conlleva la soberbia de los pueblos contra el Dios de Israel, y por el contrario, vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio. Esta es nuestra motivación.

No estamos diciendo que el gobierno de Israel viva en la perfecta voluntad de Dios, hay muchos judíos que son mas antisemitas que los propios musulmanes, pero sí sabemos que «el que os toca, toca la niña de su ojo» (Zac.2:8). Y porque amamos a nuestras respectivas naciones no queremos que nuestros gobiernos tomen medidas que aceleren la ira de Dios sobre nuestra nación. Nuestros pecados son muchos, no añadamos más; humillemos nuestros rostros ante el Santo de Israel y seamos portadores de vida y no de muerte a  nuestra generación.

         Para los que os unáis en esta batalla espiritual por el bienestar de la nación hebrea, deciros que podéis usar los Salmos de la Biblia para orar durante el tiempo que dediquéis a la intercesión. Algunos de ellos pueden ser el salmo 80, el 83, el 105 y muchos más. En realidad todo el libro de Salmos es muy útil para orar en voz alta, adaptando lo necesario a la situación actual.

         Esta propuesta no es institucional, ni depende de ningún organismo oficial, nace del corazón, en la soledad, y para honra y gloria de nuestro Dios. Tengo muy presente la oración del profeta Habacuc, que en tiempos convulsos como los nuestros levantó su voz al trono de la gracia, diciendo en tono vehemente: «Oh Señor, he oído lo que se dice de ti y temí. Aviva, oh Señor, tu obra en medio de los años, en medio de los años dala a conocer; en la ira, acuérdate de tener compasión» (Hab. 3:2 LBLA). Y yo digo, AMÉN.