Las relaciones prematrimoniales

Las relaciones prematrimonialesLa filosofía y los valores de la sociedad occidental moderna están orientados hacia la cultura del placer físico, la ley del mínimo esfuerzo y la permisividad de la moral cristiana. El hombre y la mujer de hoy no tiene en cuenta a Dios Su Hacedor y se ha vuelto insensible al orden de la creación, por tanto, la vida sexual ha sufrido una relajación y deterioro que alcanza niveles aberrantes.

Leer más …

La pornografía

La pornografiaLa pornografía se ha convertido en algo cotidiano, forma parte del decorado de nuestra sociedad. Al acercarnos al kiosco para comprar la prensa encontramos un sin fin de revistas con imágenes infestadas de sexo adulterado. En Internet se llevan la palma las páginas con contenido erótico y amenazan con invadir hasta aborrecer nuestro espacio de intimidad personal.

Leer más …

La decepción y el desánimo

La decepciónLa decepción aparece cuando se trunca algo que esperamos, especialmente si lo esperamos de personas en quién confiamos. Una experiencia decepcionante conduce al desánimo. El desánimo es un déficit de actividad anímica, del alma, que desemboca en debilidad y ésta paraliza la fuente de vida que Dios ha depositado en lo mas hondo del ser, en el espíritu. Las palabras de Jesús el último día de la fiesta: “El que cree en mi, como dice la Escritura, de lo mas profundo de su ser brotarán ríos de agua viva”, sacarán la decepción y el desánimo de nuestras almas paralizadas.

Leer más …

La ansiedad

La ansiedadRecuerdo la desazón de mi alma infantil cuando en mi casa se producían  discusiones entre mis padres, o mi madre enfermaba de un mal enigmático que la dejaba exhausta y como en la antesala de la muerte. La ansiedad y preocupación que atormentaban mi alma tierna y sensible contrastaba con la actitud despreocupada e incolora de mi hermano Francis. No podía comprender ese contraste en la forma de afrontar una misma situación tan penosa para mi y tan indolente para él. No cabe duda que los seres humanos enfrentamos las mismas circunstancias adversas con un grado distinto de ansiedad y preocupación.

Leer más …

El temor a malas noticias

TemorEl punto de vista sobre este tema tiene su base en los principios del Reino de Dios, sobre el fundamento de las Sagradas Escrituras, tal y como lo entiende el autor, haciéndose responsable único de aquellos aspectos en los cuales haya otras interpretaciones; y va dirigido en primer lugar a todos aquellos creyentes, nacidos de nuevo, y que forman parte del Cuerpo de Cristo.

El aborto

infeccion-embarazo-infeccion-recien-nacidoRegresaba a casa un domingo por la noche después de predicar en un culto, mi mujer guardaba reposo en cama, estaba embarazada de dos meses, y la amenaza de un segundo aborto era latente. Poco después se levantó al lavabo y sangraba abundantemente. Pensé que todo estaba perdido y tampoco en esta ocasión seríamos padres. Lloré y clamé amargamente delante de mi Dios.

Leer más …

Crisis de Identidad

crisis de identidadEn el mundo cristiano actual tenemos una carencia notoria de falta de identidad. En buena medida estamos siendo absorbidos por la influencia tremenda de un sistema mundano materialista, consumista y humanista que a la vez nos introduce en una pérdida de nuestra identidad como hombres y mujeres redimidos y rescatados de la vana manera de vivir. El azote de una sociedad laica que niega a Dios y le aleja de sus pensamientos lleva a muchos creyentes a una crisis de identificación, no sabemos quiénes somos.

Leer más …

A Propósito de “El Código Da Vinci”

código da vinciA modo de introducción. No hace muchos años asistimos a un fenómeno editorial que se mantuvo en las listas de los libros más vendidos por demasiado tiempo en varios países. Luego se ha hecho una película con el mismo título. Nada nuevo si no fuera porque en este libro se ponen en duda los cimientos del cristianismo para ocupar su lugar el viejo gnosticismo. Me propuse leer el libro llevado por la curiosidad y mi sorpresa fue mayúscula cuando pude constatar la osadía del autor en su ataque directo a las raíces de nuestra fe. Por ello escribí lo siguiente.

Leer más …